El yoga y la meditación cambian tu genética, ¡es en serio!

El yoga y la meditación pueden ayudarte mucho más de lo que imaginas. Además de ser una disciplina para relajarte unos momentos. Algunos estudios científicos sugieren que los ejercicios de meditación pueden crear cambios radicales en los genes de las personas deprimidas y de poca salud. De ser cierto, puedes cambiar tu genética.

En un nuevo estudio publicado en Frontiers in Immunology, los investigadores británicos analizaron la información de 18 estudios previamente publicados, estos involucraron a 846 personas. Se analizaron los efectos de la meditación, el yoga y los ejercicios respiratorios, así como el qi gong y el taichi. Los investigadores afirman que estos ejercicios que involucran el cuerpo y la mente bloquean la expresión de genes y vías genéticas que promueven la inflamación.

¿Qué tiene que ver la inflamación?

De hecho, la inflamación puede hacer que tu sistema inmune decaiga. Es decir, qué te vuelves más vulnerable a las infecciones y las heridas. Esta respuesta corporal puede venir de muchas formas. Una de ellas es el estrés. El problema radica en que el día el estrés está presente todo el tiempo. Es un problema psicológico que se da día con día y la respuesta común del cuerpo ante el estrés es la inflamación. Esta puede convertirse en algo crónico que afecta tanto psicológica cómo físicamente. Es cómo una bola de nieve: te estresas, tu sistema inmune se vuelve vulnerable, te enfermas y tu estado psicológico se vuelve aún más inestable porque te sientes mal físicamente. ¡Horrible ! Lo sé.

La respuesta para combatir el estrés…

Los investigadores encontraron que las personas que realizan regularmente actividades como la meditación, yoga y taichi tienen menores signos de inflamación a nivel genético. Es decir que tu cuerpo combate directamente la respuesta inmune de tu cuerpo. Sin genes de estrés te conviertes en una persona mucho más resistente a las enfermedades.

¿Cómo es qué tu cuerpo elimina los genes del estrés?

El ambiente y y tu estilo de vida, es decir tus hábitos, pensamientos y emociones afectan tu genética día con día. Hay formas en las que puedes activar o desactivar algunas características de tu genética. De hecho, la meditación profunda y el estado de mindfulness pueden ayudarte a contrarrestar el riesgo de padecer enfermedades. También es posible alargar tu vida e incluso pasar estos buenos genes a la siguiente generación. Todo en nuestro cuerpo ocurre debido a las reacciones químicas. Si algo te lastima, automáticamente tu cuerpo responde con inflamación. De igual modo, el efecto también se da al contrario. Si haces cosas que te alegren y te mantengan tranquila: tu cuerpo se equilibra y encuentra el balance que necesita para protegerte de los agentes externos. Esto te convierte en una persona mucho más fuerte física y mentalmente. En pocas palabras cambia tu genética.

Aún no existen estudios que segmenten el efecto que tiene el yoga contra el ejercicio común y los buenos hábitos. Sin embargo, si de algo están seguros los investigadores es que la genética puede ser controlada por nuestros hábitos diarios. Es decir que tienes la oportunidad de practicar estas actividades que involucran mente y cuerpo para cambiar tu genética. Impresionante, lo que el cuerpo humano es capaz de hacer con los estímulos que le damos a diario.

Este video te puede gustar