Vulvodinia, la enfermedad que debes conocer

La anatomía femenina ha sido poco explorada. En este sentido existen distintos aspectos en cuanto a nuestro sistema reproductivo y nuestra sexualidad que no han sido develados aún. Entre ellos se encuentra una enfermedad silenciosa que ataca a miles de mujeres sin que ellas lo sepan. Se trata de la vulvodinia, un padecimiento del que todas deberíamos saber más…

¿Qué es la vulvodinia?

Se trata de una enfermedad  femenina caracterizada por el dolor crónico en la vulva. Las mujeres que padecen esta enfermedad también pueden experimentar ardor, comezón incontrolables. Por si fuera poco, tener relaciones sexuales es muy doloroso. A menudo, este padecimiento se confunde con cólicos  malestares relacionados con la menstruación. Así mismo, esta enfermedad suele confundirse con infecciones vaginales no tratadas, pero no es así. Se trata de una enfermedad peligrosa que debe ser diagnosticada y tratada.

 No se presenta de la misma forma en todas las mujeres

 Desgraciadamente existen pocos estudios acerca de esta enfermedad. Sin embargo, se conoce que cada paciente tiene síntomas distintos. En algunas el dolor puede ser insoportable, mientras que en otras se trata de una leve molestia. En este sentido existen dos tipos de vulvodinia, uno es la vestibulitis vulvar. Este se caracteriza por el dolor y ardor agudos con sólo el toque o roce de los genitales femeninos. El otro tipo es la vulvodinia disestésica. Este tipo se presenta cuando la paciente siente ardor tanto en la vulva como en las piernas.

 ¿Existe un tratamiento?

 A pesar de la falta de estudios acerca de esta enfermedad, se ha desarrollado un tratamiento efectivo en Estados Unidos. Este consiste en el relajamiento del suelo pélvico mediante inyecciones y hormonas.  Sin embargo en algunos países de Latinoamérica, como México, no hay tratamiento. Es muy importante que conozcas los síntomas para detectarlo y buscar alguna institución que te ofrezca un posible tratamiento. Los síntomas son:

  • Ardor e irritación intensos en la vulva.
  • Sensación de hormigueo en tu zona genital.
  • Dolor en el ano y en el recto.
  • Todos los síntomas anteriores empeoran al sentarte.

Este video te puede gustar