Vitaminas que necesitas a partir de tus treinta

La vida tiene etapas maravillosas que se caracterizan por diversos aspectos. No es lo mismo estar en el segundo que en el tercer piso. A partir de tus treinta debes tener cuidados muy diferentes en tu organismo si quieres que se mantenga saludable.

Por qué cambia todo

Cada etapa se diferencia de otra por los cuidados o beneficios que puedes tener. En los veinte, la juventud está en su apogeo. Nos sentimos bellas en toda la extensión de la palabra y creemos que así será por mucho tiempo. A los treinta, el cuerpo tiene necesidades diferentes en los aspectos, físico, mental y emocional. Por ejemplo: no puedes seguir vistiendo de la misma forma que cuando tenías veinte años. Tampoco necesita tu piel los mismos productos y mucho menos los mismos nutrientes.

A partir de tus treinta…

Justo en este momento, el papel de lo que comes es indispensable para que tu organismo se mantenga sano. Si le das a tu cuerpo los nutrientes necesarios, evitas enfermedades y ayudas a que el envejecimiento se retrase un poco. Además evitas las manchas, la flacidez o líneas de expresión.

Vitamina D

Es una vitamina liposoluble que se almacena en el tejido graso del cuerpo. Teniendo la cantidad necesaria, el organismo logra absorber el calcio que necesita para el buen funcionamiento de los huesos.

Ácido fólico y calcio

El ácido fólico está presente en cereales y ayuda a que los tejidos crezcan sanamente. El calcio es el mineral más abundante en el organismo y ayuda en diversos procesos. Participa en el desarrollo de los huesos y dientes, coagulación de sangre, secreciones hormonales, ritmo cardiaco y recepción de señales nerviosas. Es mejor obtenerlo de manera natural, por medio del brócoli, leche, queso, salmón y algas.

Hierro

Está en todo el cuerpo y ayuda a producir la proteína hemoglobina que transporta oxígeno en la sangre.

Si le brindas lo necesario a tu cuerpo, podrás disfrutar cada momento al máximo.

Este video te puede gustar