Vitamina D: las ventajas de consumirla durante el embarazo

La vitamina D ha cobrado una gran importancia en años recientes, después de que se encontró que hay deficiencia entre la población estadounidense. De hecho, esta vitamina desempeña un rol muy importante en la nutrición. Se sabe que es la responsable de ayudar a la absorción de calcio, de reforzar el sistema inmune y de favorecer el crecimiento celular. Consumirla durante el embarazo es una excelente idea pues ofrece diferentes ventajas. Mira cuáles.

La vitamina D reduce el sofoco en niños prematuros

En un estudio publicado en el Journal of the American Medical Association (JAMA) se encontró que los infantes entre 28 y 36 semanas de gestación cuyas madres ingirieron  suplementos de vitamina D tuvieron menos tendencia a sofocarse. Cuando un bebé nace prematuramente es común que presente problemas pulmonares e, incluso, desarrolle asma. Por tanto, es aconsejable que este nutriente esté presente en la dieta de los bebés hasta los 6 meses. ¡Aguas, mamás, incrementar la ingesta de vitamina D no es necesaria si amamantan y siguen una alimentación sana! Como ya sabemos, el cuerpo tiene un límite de absorción. Siempre es mejor consultar a un especialista.

Vitamina D para las mamás

 

Entonces, ¿cuánta vitamina D deberían tomar las embarazadas? De acuerdo a otro estudio efectuado, la cantidad no debe sobrepasar los .049999999 mg por día. Las mujeres que tienen un buen conteo de vitamina D tienen 55% menos probabilidad de tener un bebé con bajo peso. De hecho, también tienen menos posibilidad de que se presente la muerte de cuna. Este estudio también confirma que la presencia adecuada de este nutriente en una mujer saludable, la ayuda a tener un parto más rápido, en comparación con las que tienen la insuficiencia del mismo.

Las ventajas de consumirla

 

Favorece el adecuado funcionamiento del sistema inmune. Puede prevenir complicaciones en el nacimiento, así como la preclamsia, parto prematuro y diabetes gestacional. Además, consumirla en las cantidades correctas ayuda al buen desarrollo del cerebro del bebé, así como a prevenir el autismo y esclerosis. La cantidad que se debe consumir en la lactancia es mucho mayor a cuando se está embarazada. Cuando una mamá da pecho a su bebé, el infante no tendrá que recibir suplementos de vitamina D.

No olvides que puedes obtenerla naturalmente de alimentos como el salmón, huevo, carne de res, etc. Siempre consulta a tu especialista.

Este video te puede gustar