Verano y sexo, cómo influye uno en otro

Una de las combinaciones más divertidas es: verano y sexo. El verano es esa época en donde el calor está a todo lo que da y todas hemos tenido algún encuentro exótico en esa temporada, ¿o me equivoco? Aunque parece ser la combinación perfecta, también puede resultar agotador. Todo a consecuencia del clima, te explico.

El verano influye en nuestro comportamiento

El calor enciende nuestro deseo, pero a la vez nos causa un poco de hostigamiento. Hay que recordar que en estos días, por menos ropa que se use siempre se siente mucho calor. Incluso en la noche, la sensación llega a ser incómoda y peor aún lo que menos queremos es que otros se nos acerquen. 

Efectos opuestos

Así como hay personas a las que el calor o el sudor en el cuerpo les resulta excitante, también hay quienes tienen la sensación contraria. Algunos no tienen problema en pegar sus cuerpos a los de otro que se encuentran igual de sudados. Mientras que otros no conciben la idea de sentir el sudor de alguien más y eso hace que pierdan las ganas de un encuentro sexual.

Verano y sexo: desafío interesante

El deseo aumenta en el verano, al igual que nuestra cantidad de vitamina D y por ende la libido. Los hombres tienen más testosterona y nosotras más estrógeno. O sea que el pico de hormonas en verano es real, independientemente de lo que cada uno decida. Además de la vitamina D, mejora el buen humor. Esto sucede porque los niveles de serotonina aumentan y por ende te sientes más juguetona, más viva y con ganas de tener contacto íntimo con alguien más. 

Lo más importante es que durante estos días, hagas las cosas que más disfrutas. Ya sea con tu pareja, con tus amigos y como tú prefieras. 

Este video te puede gustar