Ventajas del parto natural para la mamá y el bebé

El proceso de parto suele ser difícil y complicado puesto que traemos una nueva vida al mundo. Sin embargo, no hay nada malo en buscar la opción menos dolorosa y riesgosa posible. En ese sentido existen diversas opciones como la cesárea, el parto inducido y el natural. Hablemos de las ventajas  del último.

Intimidad

 

Este momento es sumamente importante, especial y personal. Estas ventajas aumentan si eliges dar a luz en tu hogar. El parto natural te da la ventaja de la privacidad debido a que no se necesita un equipo de especialistas que te atiendan todo el tiempo. No obstante, si decides hacerlo necesitas que algún médico los asesore y se encuentre con ustedes durante el proceso. De esa forma no se expondrán ni el bebé ni tú y en caso de algún inconveniente, podrán ser atendidos.

La madre está más segura durante el parto

 

Recuerda que nuestro cuerpo está diseñado para dar a luz vía vaginal. Por tanto, este proceso es menos complicado cuando dejamos que la naturaleza realice su trabajo. Además, la cesárea es una cirugía que trae consigo riesgos, como el contagio  de infecciones y la pérdida abundante de sangre. También existen ventajas para el bebé, quizá la más importante es el primer impulso para su desarrollo inmunológico. Cuando el nene pasa por la vagina tiene contacto con algunas bacterias, lo cual hace que su sistema inmunológico reaccione.

El bebé desarrolla algunos sentidos durante el parto natural

Yawning baby taking a nap

 

Al igual que nosotras, el bebé experimenta un proceso único y necesario para su desarrollo.  En primera instancia, el nene nace cuando es el momento preciso y no se ve forzado a salir antes. Por tanto, sus sistemas y órganos funcionan adecuadamente. Por ejemplo, tendrá menos problemas respiratorios e inmunes debido a que sus procesos se llevaron a cabo de la forma correcta y natural. Así mismo el proceso de vinculación con la madre es más fuerte, pues pasan por el parto juntos y se reencuentran más rápidamente.

Este video te puede gustar