Soy una mujer infértil; ¿cómo puedo lidiar con ello?

Tener problemas de infertilidad es una situación complicada para cualquier mujer y la noticia puede deprimirte o provocar muchos pensamientos negativos.  Ser infértil es sufrir una pérdida como mujer, incluso puede significar un duelo. De ser así, se viven las cinco etapas del duelo: negación, ira, negociación, tristeza y aceptación.  Aquí te dejamos los consejos básicos para lidiar con ello.

Soy una mujer infértil y lo reconozco

Ser infértil no sólo es una cuestión física, se trata de una situación que afecta psicológica y emocionalmente. Lo primero, es reconocer que estás ante una situación que se sale de tus manos, que no es tu culpa y que debes tomar el control respecto a lo que sientes. Encuentra algo que te entretenga, un pasatiempo, que te ayude a liberar toda esa energía negativa.

Primero estoy yo

Quizá estés tan concentrada en quedar embarazada que te olvides de ti. Así que pregúntate: ¿estoy teniendo calidad de vida? Eres un ser humano, tener una familia tal vez sea una gran ilusión, pero no debería representar una carga para nadie. Además, el estrés puede elevar las posibilidades de que ningún tratamiento funcione. Así que consiéntete, date tiempo para hacer lo que te gusta, lo que sea que eleve tu autoestima y recuerda que hay muchas opciones.

Determinación

No tomes la infertilidad como un duelo o como la peor experiencia que te haya pasado. Así que no dejes que los sentimientos negativos se adueñen de ti. Y aunque sientas que no quieres hablar al respecto, platicarlo puede ayudarte a superarlo. Sobre todo porque te darás cuenta de que no está sola. Puedes buscar grupos de parejas que se encuentren en la misma situación. También, busca grupos de apoyo, libros o terapia en pareja. La idea es que utilices todas las herramientas que consideres que te ayudan y puedas tener calidad de vida. Además, no olvides que se trata de una situación en la que no hay certezas absolutas. Asumir esto te generará aceptación y vivir el proceso sin comprometer tu salud física y mental.

¿Qué importa lo que digan?

Te encontrarás con gente a la que le guste hablar de más y opinar sobre tu caso. ¡No les hagas caso! Este proceso es tuyo y de tu pareja. Concéntrate en ti y en tus necesidades y así aprenderás a escuchar sólo lo que te haga bien.

¡Ánimo!

Este video te puede gustar