Tuve un aborto y ahora sé que nada de lo que me dijeron era verdad

Estaba caminando con mi perro por el parque cuando sentí algo extraño. Sentía como si me estuvieran dando cólicos y estuviera a punto de mancharme con mi regla. Pero asi me había pasado distintas mañanas desde que me hice el test de embarazo, solo que esta mañana no vomite el desayuno. tuve que pararme en una banca unos minutos ,sabía que algo no iba nada bien.

Tome un carro a casa

No quise seguir caminando y espere a que unos minutos llegará un taxi por mi. Entre en mi casa temblando, cerré la puerta del baño. Estaba bastante confundida, esa mañana había visto una gota de sangre en mis bragas nada alarmante. Pero ahora tenía un chorrito de sangre. Esa mañana la gota de sangre no me había puesto en alerta, algunas mujeres sangran durante el primer trimestre, no había nada de qué preocuparme. Claro que estaba terriblemente equivocada. De un momento a otro el temblor se convirtió en llanto y tuve que hablarle a mi marido.

Amor estoy sangrando

Mi bebé no había sido fruto de un accidente. Estuvimos meses intentándolo hasta que por si quede embarazada. Una gran bendición, el día que le dije a mi marido que esperábamos un bebé algo en sus ojos se iluminó. El me bromeaba seguido acerca de querer 15 si se pudiera. Todo estaba planeado, teníamos una pequeña cuenta de ahorro para el bebé, siempre quisimos ser padres. Me preocupaba un poco el aborto, porque mi mamá había sufrido dos antes de tenerme. Creí que por alguna razón sería inmune a esta tragedia, lamentablemente estaba muy equivocada.

Pero mi bebé es un milagro

Camino al hospital es lo único que me repetía ” mi bebé es un milagro tiene que sobrevivir” Llevaba apenas 3 semanas de embarazo y no estaba dispuesta a aceptar que mi bebé no iba a abrir sus ojitos en este mundo. Pasaron 24 horas  desde que me hicieron el análisis. Mi esposo estaba más preocupado por mi que por la mancha de sangre. Nunca me había visto tan desesperada. Mis pensamientos  iban de un lado a otro, no sabía si era mejor asumir que ya no estaba embarazada. A la mañana siguiente mi medico me dijo que teníamos que esperar unos días porque los  niveles de  HCG en mi sabré no eran tan altos por la edad gestacional de mi bebé.

No se nada sobre abortos

Pasé una semana mimada por mi marido que pidió permiso de quedarse en casa. Mientras tanto ambos decidimos investigar todo lo que se pudiera sobre los abortos espontáneos. Ninguno de los dos sabía nada acerca de ellos. Solo algunos mitos y relatos nada certeros acerca de esta situación. Así me di cuenta que el que mi mamá hubiera tenido abortos no era algo que me tuviera que pasar a mi. De hecho le puede pasar a cualquier mujer. Claro que buscar en internet es la peor de las ideas, porque el doctor google hace todo menos tranquilizarte. Y venga en las películas normalmente los abortos pasan de un día para el otro. Nadie te dice que puedes pasar días enteros sin saber lo que está pasando dentro de ti.

¿Cómo saber qué está pasando?

En el hospital solo me dijeron que regresara si empezaba a sangrar más o sí tenía fiebre. ¿Cuanta más sangre significa que es un aborto? ¿Qué más le tiene que pasar a mi cuerpo para que me digan qué pasa? Leí en internet que los abortos pueden ser como una menstruación abundante. Sin embargo lo que yo estaba pasando era un sangrado abundante que no tenía nada que ver con mi menstruación. Fue todo un proceso que empezó con una pequeña mancha y acabó en días de hemorragia. Eran coágulo y tejido, no sabía si podría reconocer a mi bebé saliendo de mi. En realidad nunca supe cuando salió la masa de células que ame desde el primer día.

¿Porque me pasa esto?

Después de una larga espera una amiga ginecóloga vino a verme para tranquilizarme. Me dijo que estaba pasando por el proceso de observación, algunas personas aceleran el proceso con una intervención médica llamada dilatación y legrado. Eliminan manualmente el tejido restante del embarazo. Los abortos espontáneos se dan por anomalías en el desarrollo del bebé, no por algo que haga la madre. Aun cuando mi amiga me repitió varias veces que nada de lo que yo había hecho había sido la causa de mi aborto, yo me sentía como la culpable de ello. Una de cada cuatro mujeres sufrirá un aborto espontáneo a lo largo de su vida. Es extraño porque ninguna mujer que conozco, ni siquiera mi madre habla de ello. Claro que ella me dio mucho apoyo y con su experiencia trato de tranquilizarme.

Después de mi pérdida

La experiencia de mi madre me sirvio de mucho. Finalmente no es algo tan extraño, después de contarle mi experiencia a varias mujeres encontré que no era la única. Me ha sorprendido la cantidad de mujeres que han pasado por esta experiencia, muchas de ellas han tenido hijos despues y otras lo han seguido intentando.Compartir nuestras experiencias nos hace más fuertes, especialmente porque así sabemos que no estamos solas en este proceso. Los abortos espontáneos suceden y no hay que pasarlos en silencio. Teniendo a tantas mujeres con esa experiencia alrededor.

Este video te puede gustar