Tus abrazos pueden proteger a tu bebé más de lo que imaginas

El contacto físico crea lazos y conexiones emocionales  irrompibles entre tu bebé y tú. Los abrazos que le das a tu bebé pueden protegerlo contra  muchas enfermedades. Estas son las razones.

Cómo se crean los vínculos afectivos

Recordemos que desde el inicio de la vida de tu bebé han estado conectados físicamente.  Ambos comparten un mismo espacio que es tu cuerpo, de él obtiene calor, comida y resguardo. Por tanto, asocia las sensaciones calidad con la seguridad, la protección y el amor.  Es decir, crea una memoria táctil que lo reconforta en momentos de ansiedad o enfermedad. Este lazo se refuerza al nacer cuando amamantas a tu nene por primera vez y cuando lo tienes entre tus brazos.

 Los abrazos estimulan su sistema inmune

Como ves, el contacto físico es crucial para su desarrollo tanto emocional como físico. Así mismo, él comienza a desarrollar su sistema nervioso e inmunológico mediante esta cercanía. Desde el proceso de parto, el bebé tiene cercanía con bacterias benéficas que le permiten activar sus defensas. Por tanto, cada vez que abrazas a tu hijo le transfieres (involuntariamente) ciertas bacterias que su sistema inmune comienza a combatir. Pero no te asustes, esto es necesario para que  su sistema inmune trabaje adecuadamente.

 Capacidad motriz

La capacidad motriz de tu bebé también se ve influida por el contacto físico. Cuando lo recuestas en tu pecho regula su  respiración al sentir la tuya. Es como si se tratara de un arrullo entre tu pecho y el suyo, que lo relaja y le permite a su corazón latir de manera normal. Por si fuera poco, los nenes que tienen este tipo de lazo con sus padres ganan peso y estatura rápidamente. ¿No te parece maravilloso?

 Abrazarlo es tarea de ambos

Los vínculos afectivos son importantes para todo pequeño, pues le proporcionan salud mental y emocional. Por eso es necesario que su padre también se involucre en este proceso. De esa forma también reforzará su unión con el bebé y  le evitará problemas de ansiedad, tristeza y abandono por parte de la figura paterna. Crear este tipo de vínculos desde una edad temprana también favorecerá el proceso de maduración del bebé. Será un niño más centrado y responsable. ¿Ustedes abrazan a su bebé?

Este video te puede gustar