¡Trasero de escándalo! Consíguelo tan solo caminando

Lucir un trasero de escándalo es posible tan solo caminando. Para ello solo necesitas el terreno adecuado. Y es que es más fácil tonificar tus piernas y glúteos caminando en pendiente. Si bien el esfuerzo es mayor, los resultados también son más obvios ¡y se alcanzan más pronto!

Mejor trasero solo caminando

Se ha demostrado que caminar en pendiente ayuda de manera más rápida a tonificar las piernas y levantar tu trasero, haciéndolo más firme. Esto sucede al caminar en pendiente porque los músculos traseros de tus piernas trabajan más. Como tienes que apoyarte en ello para subir, estos se tensan y con el tiempo se van tonificando. De este modo moldeas unas pompis redondeadas y firmes.

¿Corriendo o caminando?

 running run forrest gump leaving work run forrest GIF

Si ya eres toda un runner puedes hacerlo corriendo o trotando. Si, por otro lado, apenas vas empezando, caminar sería lo más apropiado para ti. De esta manera no tendrás un desgaste físico, te cansarás menos y te sentirás más motivada. También puedes mezclar ambas actividades. Corres o trotas durante unos minutos,  y luego sigues caminando. Lo dejamos a tu criterio.

La inclinación de la pendiente importa

 La inclinación de la pendiente afecta de manera importante los resultados. Entre más elevada o inclinada sea la pendiente, más trabajo te va a costar caminar sobre ella. Esto redundará en mayores y mejores resultados más pronto. Si te decides por un pendiente muy inclinada, puedes ir solo caminando y de todas maneras conseguirás buenos resultados.

No sólo sirve para los glúteos

Caminar en pendiente no solo te ayuda a tener un mejor trasero. De igual manera vas a trabajar todos los músculos de tus piernas. Otras áreas que trabajas con este ejercicio son tu abdomen y tu espalda baja. Además de que tu resistencia física va a tener una mejora notable.

Ejercicios alternativos

Si no tienes una pendiente cerca de tu casa o no te gusta salir, también puedes tener beneficios con ejercicios alternos a este. Por ejemplo, puedes subir escaleras pues estas activan los mismos músculos de las piernas que la pendiente. Si eres de las que va al gimnasio solo tienes que modificar el nivel de pendiente en la caminadora. ¿Así o más fácil?

Este video te puede gustar