Toxoplasma, su relación con los gatos y los bebés

Tal vez hayas escuchado a alguien decir que los gatos y las mujeres embarazadas son la peor combinación. Esto a consecuencia de que los gatos portan un parásito llamado Toxoplasma gondii. Aunque no lo creas, este parásito ha infectado a miles de personas a nivel mundial. El caso de las embarazadas suele ser crítico por las consecuencias que puede haber para el bebé

Toxoplasma gondii

Los gatos son los portadores del parásito y lo contraen si comen ratones que tienen este parásito en sus tejidos. El toxoplasma sale del gato por medio de sus heces, y al entrar en contacto con otro organismo de sangre caliente se queda en él. Una vez que el parásito se aloja en el humano se traslada al tejido cerebral. Cuando lo afecta,  causa cambios en el comportamiento del portador. Generalmente la toxoplasmosis es asintomática debido a la forma en que actúa nuestro sistema inmune.

Síntomas

  • Ganglios inflamados (a veces dolorosos)
  • Fiebre, dolor muscular o articular
  • Rigidez de cuello
  • Exantemas (erupciones en la piel)
  • NOTA: cualquiera de los síntomas puede durar días o meses.

La mujer embarazada

Cuando una mujer ha sido contagiada de toxoplasma, puede ser detectado porque el parásito aparece en los ganglios linfáticos o la placenta. Si está infectada, de por vida tendrá anticuerpos bajos y esto afectaría al feto. Además, si no recibe el tratamiento necesario, posiblemente el bebé tenga complicaciones al nacer. Entre las consecuencias que el pequeño podría sufrir, están:

  • Bajo peso, parto prematuro, cicatrices en la retina y disminución de plaquetas sanguíneas (leve).
  • Hidrocefalia y calcificaciones intracraneales (grave).
  • Eritroblastosis (problema letal en la sangre), hidropesia (inflamación que pone en riesgo la vida) y muerte perinatal.

Un bebé infectado deberá tener tratamiento por un año para estar bien. Si no se atiende el problema, en la adolescencia podría presentar problemas como trastornos de visión o coriorretinitis. Ante cualquier síntoma o duda, lo mejor es acudir con el médico de cabecera.

Este video te puede gustar