Tomar el sol durante el embarazo: ¿bueno o malo?

Si estás embarazada seguramente has escuchado múltiples opiniones acerca de tomar el sol durante el embarazo. Hay quienes creen que es bueno y hay otros que afirman lo contrario. Es cierto que tomar el sol durante el embarazo aporta beneficios al bebé y a la madre, pero hacerlo por mucho tiempo no siempre es bueno. Si quieres saber más, te decimos si tomar el sol durante el embarazo te beneficia o perjudica.

Fija el calcio

Además de ayudarte a evitar la fatiga y a hacerte sentir bien, el sol también fija el calcio en los huesos y sintetiza la vitamina D en el organismo para que se absorba mejor. De esta forma ayuda al bebé, pues también fortalece sus huesos. Sin embargo, tomar el sol durante mucho tiempo puede provocarte quemaduras y manchas en la piel.

Paño

Tomar el sol durante el embarazo, no es benéfico si lo haces más de 20 o 30 minutos al día. En esta etapa la piel es más susceptible de enfermarse o mancharse. Tanto por los cambios hormonales como por la resequedad que sufre. Así que si no quieres sufrir por la aparición del paño o la llamada máscara del embarazo es mejor que te alejes del sol.

Aumento de la temperatura

Aunque el sol aporte beneficios únicos a la madre y al feto, el exceso de sol también puede provocar un aumento en la temperatura corporal de la madre y, por lo tanto, puede causar malformaciones en el bebé. Por eso es importante no excederse al asolearse, usar ropa fresca, hidratarse y aplicar bloqueador solar. Aún así, un golpe de calor en la madre es muy dañino para ambos.

Camina

En lugar de asolearte y tenderte al sol, puedes optar por una caminata de 20 minutos, que además de darte los beneficios del sol, te ayudará a mejorar la circulación. Es muy importante que evites tomar el sol entre las 12 del día y las 4 de la tarde, porque es cuando la radiación solar es mayor y más dañina. Hazlo por la mañana o al atardecer, es mejor y no causará daños en ti o en tu bebé.

Este video te puede gustar