Todo lo que has querido saber del clítoris, pero no te atreves a preguntar

Hay muchas cosas que quisieras saber en la vida, pero hay ocasiones en las que no te atreves a preguntar. Solo te quedas con lo que te dicen y optas por no investigar más a fondo. Es importante que cuando se trate de tu cuerpo, siempre investigues todo lo posible por tu propio bien. Así te conocerás más a fondo y no te quedarás solo con la embarradita de información que podrías recibir.

Descubriendo tu cuerpo

Por descubrimiento propio sabes que entre tus piernas tienes tu zona íntima. Conformada por la vagina, el útero y otras zonas. Todas tienen una función específica, pero el clítoris, a pesar de su “diminuto” tamaño, es como el centro del poder. Si lo estimulas de manera correcta, podrías llegar al cielo con magníficos orgasmos. Seguro lo has tocado y descubriste que el clítoris tiene un pequeño capuchón, mejor conocido como prepucio.

Prepucio del clítoris

La parte que vemos del clítoris es pequeña, está cerca de la uretra. Tiene piel que la protege, a la que se le denomina prepucio del clítoris y forma parte de los labios superiores. Esta pequeña capa de piel protege las terminaciones nerviosas que están en el clítoris y también evita que se irrite. Las terminaciones nerviosas son las encargadas de que sientas placer o dolor. El prepucio ayuda a que sientas placer sin que lastimes al clítoris, ayuda a que tu zona íntima no se irrite con el roce diario de la ropa.

Cada uno es único

Algunas chicas tienen prepucio pequeño, otras muy grande. Eso no debe importarte, pues todas tenemos características que nos hacen únicas. No hay un tamaño que se considere normal. Sin embargo, a todas nos puede beneficiar a la hora del sexo. Al excitarte, el glande del clítoris se llena de sangre, haciendo que sea más grande y las sensaciones se incrementan.

Este video te puede gustar