Todo lo que debes saber del orgasmo cervical para que lo goces

En la actualidad se habla más abiertamente de temas sexuales. Sin embargo, enfocándonos en la sexualidad femenina, aún hay cosas por descubrir. Se sabe que los orgasmos vaginales o de clítoris son fabulosos, ¿pero has escuchado hablar del orgasmo cervical?

Tipos de orgasmo

  • Clítoris. Es el más conocido y para lograrlo solo debe acariciarse la zona. Este diminuto órgano cuenta con ocho mil terminaciones nerviosas que brindan mucho placer.
  • Vaginal. El 25% de las mujeres puede alcanzarlo.
  • Punto G. Se encuentra detrás de la pared frontal de la vagina, cerca del hueso púbico y el cérvix. Si la zona es bien estimulada puede lograrse la eyaculación.
  • Punto A. Ubicado a 7 o 10 centímetros de profundidad de la vagina.
  • Punto U. Para alcanzar el orgasmo se debe estimular la zona que está sobre la uretra.
  • Senos. Si los pezones reciben la estimulación correcta, puede lograrse el orgasmo.

Orgasmo cervical

No es de los más conocidos, pero cuando lo experimentas sientes que alcanzas el cielo. Mujeres que lo han tenido aseguran que es de lo más placentero. Su nombre proviene del cérvix o cuello uterino, que es donde se genera. Esta zona se encuentra en la parte inferior del útero. Si deseas experimentar este orgasmo, hay algunas cosas que debes tener en consideración. Es mejor si lo intentas unos días antes de tu menstruación, pues el cuello uterino está más “abajo”. Empieza con la postura del misionero, para que el flujo sanguíneo en la región pélvica se active. Si estás con tu pareja, adopten una postura en la que la penetración sea más profunda, como en la vaquera. Así el paso al cérvix será directo. Los movimientos deben ser lentos y en forma circular para que el pene masajee el cuello uterino.

No te desesperes si a la primera no lo logras, todo es cuestión de práctica y de que encuentren la posición que más los convenza. Además, la comunicación siempre los hará triunfar.

Este video te puede gustar