Tipos de yoga que puedes practicar para mejorar tu vida

En la actualidad el yoga es una de las técnicas preferidas si lo que buscas es equilibrio en tu salud. Con este ejercicio, además de mantenerte en forma, logras relajarte y desconcertarte un rato de todo lo que te rodea, para recargar tu pila y comenzar con más ánimo. Lo mejor es que en la actualidad existen diferentes tipos de yoga que se adaptan a tus necesidades. Conoce un poco más de ellos y elige el que más se adapte a ti.

Yoga facial

Los músculos de tu cara también son importantes. Realizar ejercicios en el rostro ayuda a mejorar la elasticidad y la circulación se ve favorecida. El yoga facial aporta luminosidad a la piel.

Aeroyoga

En esta clase se mezcla yoga y gimnasia acrobática. Necesitas un columpio a base de telas en suspensión, pues ellas te ayudan a realizar las posturas de yoga, pero en el aire. ¡Bastante intenso, pero vale la pena! Obviamente es entrenamiento más intenso en el que se trabaja el cuerpo de manera más eficaz. Con el aeroyoga tonificas el abdomen, combates la celulitis y flacidez. Eliminas el dolor de la espalda, pues estiras la columna y descomprimes las vértebras. Tu cuerpo obtiene mucha flexibilidad. Te conectas con la naturaleza y con tu ser interior, disminuyendo el estrés.

Vinyasa flow yoga

De los tipos de yoga, es la más dinámica, pues trabajas con tu peso y equilibrio. Combinas diferentes posturas de manera fluida, alternando entre estar de pie, sentada, tendida o invertida. Sólo necesitarás una cosa: mucha concentración.

Sup yoga

Se combinan yoga con una tabla de surf. Si practicas este tipo de yoga, tendrás entrenamiento de core, mejoras tu equilibrio, resistencia y coordinación. Con la tabla trabajas tu equilibrio y concentración. La mejor forma de realizarlo, es calentar primero para luego usar la tabla en el agua.

Bikram yoga

Es una de los tipos de yoga más extremos, pues debes realizar 26 posturas en 90 minutos en un ambiente a 42° y 40 % de humedad. El calor ayuda a que tu cuerpo tenga más flexibilidad. Debes empezar con ejercicios de pranayama (respiración consciente), seguido de posturas de pie y de equilibrio. Luego descansas un poco para recuperar energía y comienzas con las posturas de suelo para trabajar la torsión. Al finalizar, realizas ejercicios de respiración que te ayudan a quemar toxinas.

Este video te puede gustar