Tengo 30 años y nunca he ido al ginecologo… Así comenzó mi primera consulta en el gine

Aquí les va mi triste historia, a mis 30 años nunca había ido a un ginecologo y puedo decir que no soy la única que ha pasado por esto. Muchas de mis amigas no fueron al gine hasta que quisieron tener hijos. Y quizas en otras épocas esto hubiera sido lo más normal del mundo, sin embargo ahora que muchas tenemos más libertad sobre nuestra vida sexual puede ser la diferencia entre la vida y la muerte…

Me pica ahí pero no quiero ir

Mi rollo empezó cuando conocí a un nuevo galán, la cosa iba medio en serio y antes de formalizar tuvimos relaciones. Salí con este hombre unos 7 meses y después por cuestiones de pareja terminamos en buenos términos. No obstante al poco tiempo de terminar con esta relación empecé a tener muchos problemas de hongos e infecciones vaginales. Lo primero que me pasó fue una ligera comezón, hasta que cierto día comencé a tener un flujo verdoso y fué ahí cuando comenzó mi tortura.

¡Verde! completamente verde y feo

Ciertamente yo nunca había tenido infecciones vaginales y sí las tuve jamás había tenido una como la que tenía en ese momento. Me asuste y como toda buena investigadora me metí a google a buscar… “Líquido verde bla bla bla” comencé a temer que este chico me hubiera contagiado algo terrible. En verdad estaba muy asustada pero estaba aún más temerosa de ir al ginecologo y contarle que me estaba saliendo algo verde y terminará con un diagnóstico de VPH o algo peor.

Y adivina qué hice

Obviamente no fuí al ginecólogo, llegue a la farmacia a pedir que me dieran unos óvulos que jamás en mi vida había probado. Se me hizo super sencillo, entonces en la noche  seguí las instrucciones y al día siguiente parecía magia. Estaba como nueva, todo normal y bonito como siempre. Pero a las dos semanas llego mi regla y después de ella la infección siguió por tres meses. Mismos en los que me encontraba viajando por cuestiones de trabajo en otras ciudades. Fué extremadamente terrible, el olor era super desagradable y si no me anime a ir con un gine de mi ciudad aún menos en un lugar donde no tenía ni una referencia.

Llegue a mi ciudad

Tuve mi regla nuevamente solo que esta vez tenía unos dolores tremendos , como si fueran los papás de los cólicos. Al terminar mi periodo la infección apareció nuevamente y fue cuando me dije “ni un día más” Hable y pedí uno de esos maravillosos paquetes de chequeo completo. El día que fui por primera vez al gine tenía un terror, peor que la primera vez que llegue alcoholizada a casa y mis papás me vieron horrible en la puerta. Yo juraba que el gine me iba a regañar y me iba a decir que ya todo estaba perdido.

Hola mi nombre es LOLA, tengo 30 años y nunca he ido al ginecologo

Esa fue la primera línea con la que mi actual gine me conoció. El solo me sonrio y me dijo vale, vamos a hacerte tu historia clínica y te checamos vale. Ni un reproche ni una mirada rara, nada de nada. Automáticamente mis nervios comenzaron a disminuir, claro que incrementaron con los exámenes y aunque me diagnosticaron con clamidia las cosas fueron mucho menos graves de los que yo pensaba. La infección que traía había ascendido a mi útero por los meses que llevaba sin tratamiento, ahí recibí un pequeño regaño pero al mismo tiempo el gine me dio instrucciones para acabar con el problema.

Tal vez te parezca una tontería esta pequeña historia, pero si yo no hubiese ido al ginecólogo a la de ya cuando regrese a mi ciudad. Es muy probable que me hubiese quedado infértil el resto de mis días. La enfermedad inflamatorio pélvica duele demasiado y es un costo muy alto comparado con lo que hubiese sido una ida rápida al ginecólogo. Yo tenía 30 años cuando fui por primera vez pero hay chicas que van ya hasta que tienen tumores, infecciones graves o de plano VPH en un estado catastrófico. Que no te de miedo ni pena, es mejor ir a que te traten porque pocas si esperas que ese mal se vaya solo, puede que te vayas con el.

Este video te puede gustar