Tener una ETS podría afectar a tu bebé durante la lactancia

Las ETS son un riesgo real cuando se tiene contacto íntimo sin protección. De momento puede parecer algo insignificante, pero es posible que ni tu pareja sepa que tiene alguna enfermedad y que podría contagiarte. Piensa que si en algún momento, más adelante, decides tener un bebé, durante la lactancia podría estar en riesgo de enfermarse.

El riesgo de contraer una ETS es real

Las ETS son riesgosas para todas las mujeres, pero durante el embarazo no sólo está en riesgo la salud de la madre también la del bebé. Contraer una ETS en esa etapa podría ocasionar que el bebé nazca de modo prematuro, y en muchos casos generar problemas de  salud y de desarrollo a largo plazo. La sífilis traspasa la barrera de la placenta e infecta al bebé. Incluso puede ser fatal. También podría haber infección en el útero después de que el bebé nazca. Durante el nacimiento, el bebé puede contraer la ETS de la madre. La gonorrea, clamidia o hepatitis B se transmiten si el bebé pasa por el canal de parto. El VIH traspasa la placenta e infecta al bebé al momento de nacer.

ETS durante la lactancia

Durante la lactancia, el riesgo de que el bebé se contagie existe. Dependerá de qué clase de enfermedad padezca la futura madre. Si es VIH, la lactancia materna está prohibida, puesto que el virus se transmite por medio de la leche. En caso de clamidiasis, VPH o gonorrea, sí puede haber lactancia materna, con el tratamiento adecuado. Si hay tricomoniasis, con el tratamiento adecuado y después de esperar unas horas, puede haber lactancia materna. Cuando el problema es sífilis o herpes, puede haber amamantamiento siempre y cuando el bebé no toque alguna llaga.

No olvides que lo más importante es que cualquier duda o síntoma lo trates con tu médico. Así evitarás poner en riesgo la salud de tu bebé.

Este video te puede gustar