Tener sida no es pretexto para no hacer ejercicio

Sin duda, el ejercicio constante siempre aportará ventajas a nuestra salud. No obstante, es importante tener en cuenta que existen riesgos cuando la persona que realiza el ejercicio tiene sida. Sin embargo, tampoco debe tomar como pretexto la enfermedad para no realizar ningún tipo de actividad física. Las personas con este padecimiento tienen las defensas muy bajas, por eso requieren un entrenamiento adecuado.

¿Qué ejercicios puedes hacer si tienes sida?

Lo mejor es realizar una actividad física dentro de casa. O fuera de ella, en tu terraza, donde no tengas contacto con otras personas. Debes cuidar tu salud de manera escrupulosa, ya que al estar cerca de otros podrías contagiarte de alguna enfermedad que empeoraría tu estado. Lo mejor es hacer ejercicios como pilates, levantar pesas, pedalear la bicicleta o caminar en la caminadora. Recuerda que el ejercicio debe hacerse de forma regulada, sin abusar y la intensidad debe ser moderada.

El ejercicio te ayudará a sentirte mejor

Hacer ejercicio te hará sentir mejor y te dará una sensación de bienestar. Al estar tu organismo inmunodeprimido necesitas actividad física que te haga sentir mejor. También tratar de mantener una actitud positiva y alegre. El ejercicio libera endorfinas y estas te ayudan a tener un estado de ánimo más elevado. Hacer ejercicio te permite mejorar tu autoestima.

El ejercicio ayuda a aumentar tus defensas

El ejercicio ayuda a fortalecer tu organismo, por lo que la propensión a contraer alguna infección disminuye. Luego de hacer ejercicio te sentirás más fuerte y posiblemente tus defensas empiecen a aumentar. Es decir, el ejercicio te ayudará a enfermarte menos y si llegaras a enfermarte te ayudará a tener una recuperación más pronta. Claro, esto ocurre siempre que la enfermedad no se encuentre en un estado avanzado. Es como tomar medicina y antidepresivos al mismo tiempo, pero sin crear dependencia.

Este video te puede gustar