¿Te someterías a la utracavitación para perder peso?

¿Ultracavi… qué? La ultracavitación es una nueva técnica para eliminar grasa de zonas localizadas y reducir la celulitis. Si te preguntas si es algún tipo de cirugía déjame aclarar que no lo es. De hecho, es la alternativa perfecta a la liposucción gracias a que es un método no invasivo. Es un poco caro, pero sin duda vale la pena, debido a que el resultado es inmediato. Claro, ahora te emociona la idea, pero creo que deberías echarle un vistazo antes de correr el riesgo.

¿Cómo se realiza la ultracavitación?

El objetivo de este método es eliminar las grasas que normalmente no se pueden desechar con las dietas o el ejercicio. Se realiza mediante ultrasonido. Estos se encargan de disolver el panículo adiposo a través del calor que transmite el ultrasonido. Una vez disuelta la grasa gradualmente se elimina  a través de la orina.

¿Cuáles son las ventajas?

Es completamente indoloro, no necesitas reposo y los resultados son notorios siempre que no estés excedida de peso. De no ser así requiere de al menos ocho sesiones y, claro, es preciso cuidar tu cuerpo después de la ultracativación. Para que así puedas mantener los resultados.

¿Cuales son los riesgos?

Los riesgos de la ultracavitación son mínimos; sin embargo, si padeces alguna de estas enfermedades entonces no eres la candidata apropiada para someterte a esta técnica:

  • Insuficiencia renal
  • Insuficiencia cardíaca
  • Diabetes
  • Colesterol alto
  • Epilepsia
  • Enfermedades hépaticas
  • Infecciones en la piel
  • Implantación de elementos externos
  • Trombosis venosa

Siguiendo con el tema de los riesgos, existe la posibilidad de acumular la grasa líquida de forma residual si no sigues una dieta ni las recomendaciones de tu médico. Para evitarlo es necesario un drenaje linfático en cada sesión, además se seguir una dieta hipocalórica. Por otra parte, las zonas a tratar pueden quedar marcadas por una pequeña hinchazón, pero no te preocupes, que a las pocas horas desaparecerá.

Este video te puede gustar