Te decimos cómo perder 5 kilos ¡patinando!

Llevar un estilo de vida saludable es muy importante y para ello necesitamos alimentarnos sanamente y realizar actividad física con regularidad. A veces lo que más se nos complica es el ejercicio, en algunos casos porque tenemos el tiempo limitado y en otros porque nos parece algo tedioso. Sin embargo, hay algunas alternativas con las que podemos mantenernos en forma de manera divertida. Una de ellas es patinar, así que si te encanta podrás perder 5 kilos.

Las primeras recomendaciones

Para lograr el objetivo de perder peso patinando hay que tomar en cuenta algunas recomendaciones. La primera es reconocernos y saber en qué condición física nos encontramos actualmente, de esta forma podremos establecer objetivos específicos. También debemos organizarnos y asignarle un tiempo específico a la semana a esta actividad. Otras consideraciones técnicas son disponer de unos buenos patines, cómodos y en buen estado. Es primordial tener casco, rodilleras y coderas.

Establece metas

Cuando decidimos llevar a cabo algún plan de entrenamiento, sin importar cual sea, es básico establecer nuestras metas. Lo más funcional siempre es fijar nuestros objetivos a corto, mediano y largo plazo. Una sugerencia de los expertos es que busques deshacerte de esos kilitos de más por fases.

Paso a pasito

Paso 1: Plantéate deshacerte de medio kilo durante la primera semana de patinaje. Ten en cuenta que una chica que pesa 75 kilos tiene que patinar aproximadamente seis horas a la semana. No es bueno que lo hagas una hora sin parar, debes hacer algunas pausas, por eso necesitas invertir al menos hora y media en total cada día. Algo importante es que para lograr tu objetivo tienes que andar sobre ruedas a una velocidad más o menos tres veces mayor que al caminar a prisa.

Paso 2: Ya que pasaste una semana acostumbrándote a patinar y a tener una rutina, debes plantearte mejorar. Necesitas ser consciente de que poco a poco llevas un mejor ritmo al patinar y podrás bajar más gramos con menos esfuerzo. El chiste aquí es no acostumbrarte ni mantener la intensidad, sino incrementarla. ¿Qué tal si de pronto cambias tu circuito y agregas uno que tenga pendientes y represente más esfuerzo?

¡Bajar de peso nunca había sido tan divertido!

Este video te puede gustar