Tal vez sea más feliz si nunca tengo hijos

La maternidad es una etapa deseada por muchas mujeres. Sin embargo, también hay mujeres que nunca han experimentado el deseo de ser madres. Es cierto que dar vida es un don increíble, pero tener la capacidad de crear vida no te obliga a hacerlo. Estas son algunas razones que tal vez sea más feliz si no tengo hijos.

 Vivir para ti o para alguien más

Al tener un hijo tus prioridades cambian de manera drástica. Es una tarea totalmente demandante y si no eres capaz de compaginar la maternidad con el crecimiento personal, tendrás muchos problemas. Muchas mujeres trabajan y cuidan a sus hijos; sin embargo, siempre existen detalles que se escapan o no pueden cubrir. Así mismo la oportunidad para tomar cursos, cambiar de trabajo, viajar, adquirir bienes materiales disminuyen. Por estas razones muchas chicas han decidido enfocarse en su crecimiento personal antes que en el de alguien más.

 La responsabilidad de criar un ser humano

  Generalmente minimizamos el arduo trabajo que implica educar a un ser humano. Si lo pensamos seriamente debes formar a una persona sana emocional, física y psicológicamente. Además, recuerda que el niño que formas hoy, tomará decisiones que no sólo afectarán su vida, sino la de las personas que la rodean. Por eso debes esforzarte para que sea una persona honesta, responsable y respetuosa. Se trata de una responsabilidad enorme y no solo con tu hijo, sino con la sociedad, que debes pensarlo dos veces antes de hacerlo.

Nunca renunciar a la libertad

  Una madre debe ser una mujer madura, fuerte emocional y psicológicamente. Capaz de reconocer sus errores, modificarlos y estar dispuesta a dar todo a cambio de nada. Ya no existen los juegos, las malas decisiones ni tampoco puedes arriesgar lo que tienes por conseguir una meta que tal vez no sea viable. En este sentido, comprendemos que cuando eres madre las decisiones que tomas y los actos que realizas perjudican tanto la vida de tu hijo como la tuya. Por tanto, pierdes la libertad de crecer a tu ritmo, de cometer errores, perderlo todo y comenzar otra vez. Le dices adiós a ese sueño que en el fondo sabes imposible. Esta pérdida de libertad es uno de los motivos por los que la maternidad no suena a un buen plan.

Este video te puede gustar