Si te gusta morder el hielo, podrías tener graves problemas de salud

Comer un cono de helado o un sándwich congelado es uno de los mayores placeres en la vida. Sobre todo en época de calor, agradecemos de manera infinita que existan éstas delicias. Sin embargo, morder el hielo de manera frecuente sin importar la época, podría no ser tan bueno para tu salud.

Carencia de minerales

El hierro es un mineral que ayuda en la producción de glóbulos rojos. Éstos se encargan de almacenar y llevar óxigeno a la sangre. Cuando hay carencia de hierro en el organismo, la persona podría padecer anemia. Ella no lo sabe, pero para sentirse mejor, opta por masticar hielo. El frío ayuda a calmar la inflamación que hay en la boca, causada por la falta de hierro. Así como pasa con el hielo, sucede con la tierra, el gis o la pasta cruda.

Síntomas de la anemia

  • Mareos y desmayos
  • Dificultad al respirar
  • Aceleración del ritmo cardíaco
  • Cansancio extremo
  • Piel amarillenta o con manchas blancas
  • Dolor de cabeza e irritabilidad
  • Pérdida de cabello
  • Uñas frágiles

“Pica”, o el por qué de morder el hielo

Este fenómeno es conocido como “pica” y describe la intensa necesidad de comer y masticar sustancias que realmente no tienen valor nutricional (gis, pasta cruda, hielo). Aunque la anemia es más común en niños pequeños o mujeres embarazadas o en la menopausia; puede afectar a cualquiera.

Cómo se combate

Para combatir la anemia se deben consumir suficientes alimentos con hierro. Los vegetales verdes siempre son la opción ideal; aunque también debes comer arroz integral, huevo, carne roja, pescado, frutos secos y legumbres. Todo es importante para tu cuerpo. Obviamente si te sientes mal o notas que algo no va bien contigo, coméntalo con tu médico de confianza para que te mande el tratamiento adecuado antes de que tu salud se ponga en riesgo.

Este video te puede gustar