Si no te gusta correr, puedes perder peso ¡caminando!

Está comprobado que el cardio es la mejor manera de perder peso. Y muchas veces por cardio pensamos inmediatamente en correr y ¡qué flojera! Pues te traigo buenas noticias: caminar también es un gran ejercicio de cardio que puede ayudarte a bajar esos kilitos extra. El truco está en cómo lo hagas. Si no te gusta correr, puedes bajar de peso ¡caminando! Así que sigue leyendo que aquí te digo cómo hacerlo.

Ningún ejercicio funciona sin dieta y descanso

Antes de entender cómo hay que caminar para que te ayude a perder peso, hablemos de la dieta. Recuerda algo muy importante: cualquier ejercicio que realices debe de ir de la mano de una buena alimentación y de un sueño reparador. De lo contrario, por más que te mates haciendo ejercicio, no servirá de nada. La clave está en equilibrar estos aspectos: ejercicio, alimentación y sueño.

La clave está en aumentar tu ritmo

Muy bien, la clave para quemar grasa mientras caminas radica en que aumentes tu ritmo cardiaco a 60% 0 70% de su capacidad. Entonces, la clave es es subir la intensidad a una velocidad de entre los 4.8 km/h y los 6.4 km/h. Para que no te compliques la vida, puedes usar alguna aplicación en tu smartphone que mida el ritmo cardíaco. Hay varias gratuitas. De esta forma puedes ir monitoreando y así sabrás cuando ya estás quemando grasa.

De 30 a 60 minutos diarios

Como cualquier ejercicio caminar requiere tiempo y disciplina. Una caminata diaria de 30 a 60 minutos es lo ideal. No olvides descansar un día a la semana, los músculos necesitan ese día para recuperarse. Tu cuerpo se irá acostumbrando rápidamente, así que cuando sientas que ya no te cuesta trabajo, cambia la ruta, toma más subidas o aumenta el ritmo. Siempre exígete más y de esta forma tu cuerpo quemará más grasa. 

Este video te puede gustar