Si no duele, no sirve; ¿qué tan cierto es esto?

Si empezaste a hacer ejercicio o entrenar en el gimnasio, seguramente has escuchado la frase: “Si no duele, no sirve”, refiriéndose al dolor que sentimos en los músculos días después de haber entrenado. Y entonces si te duele muchísimo, piensas: “Bueno, significa que se trabajaron”. Aquí te digo por fin qué tan cierto es esta expresión y cuál es en realidad el resultado de tu esfuerzo.

Esta es la realidad

Lo siento, pero no existen estudios que confirmen que el dolor este relacionado con el crecimiento muscular. Ahora, lo que hay que entender es que cada vez que realizas ejercicio y más si es de fuerza, los músculos se dañan y es posible que duelan, o no, después. Ahora, no necesariamente tienen que dolerte para que signifique que lograste algún avance.

El dolor significa…

El dolor que sientes después de entrenar con intensidad se llama: dolor muscular tardío (DOMS) y solo quiere decir que el nivel de intensidad que utilizaste en tu sesión de entrenamiento fue mayor al que tus músculos pudieron soportar. Digamos que lo que ocurre es que tus músculos sufren de un tipo de microtraumas que indican que no están disponibles para llevar a cabo grandes esfuerzos por el momento. Por eso es importante que dejes reposar 48 horas a cada grupo muscular después de trabajarlo.

¿Y entonces, es cierto o no?

Quedar adolorida después de entrenar sí podría relacionarse con el crecimiento de los músculos, pero no  necesariamente. Es decir, después de los microtraumas que se producen en tus músculos, estos necesitan repararse. Y cuando se reparan, crecen para compensar ese daño y evitar que sean “lastimados” de nuevo.  Y así sucesivamente cada vez que entrenas. Aunque también puedes entrenar y tener resultados sin que te duelan los músculos. Esto dependerá de tus objetivos. Lo cierto es que entrenar duro siempre da resultados. Combínalo con una buena alimentación y descanso suficiente y estarás sacándole todo el provecho a esas sesiones en el gym.

Este video te puede gustar