“Si nadas después de comer, te mueres”: es completamente falso

Desde hace muchos años que se nos dice “si te metes a nadar después de comer te mueres” Nuestros abuelos se lo dijeron a nuestros padres y nuestros padres a nosotros. No importando si te ibas a metes una una piscina inflable o al mar. Algunas madres aconsejaban a los niños esperar al menos una hora para epoder entrar al agua …

Es un mito

No existe una base científica para que alguien pueda asegurar que esto te pueda llevar a la muerte. El mito decía que al comer la sangre se va al estomago e intestino para digerir la comida y entonces el resto de tu cuerpo podía perder fuerza y por ende podrías quedar muerto en la alberca por ahogamiento. Ahora se sabe que aunque te pueden dar algunos calambres estomacales menores, nadar después de comer no provocará ningún problema médico grave.

Aprende a nadar este verano, te da mucho beneficios

Nadar después de comer está perfectamente bien

El miedo a ahogarse mientras nadaba después de comer comenzó en 1908. Un manual de Boy Scout aconsejaba a los niños que esperaran al menos 90 minutos antes de disfrutar del agua (a través de Dignity Health). La fuente del mito aún se desconoce hasta el día de hoy.

Razones para practicar natación a la de ¡ya!

En cuanto a los calambres musculares, la natación a menudo no es la causa, ya que los calambres debido al bajo suministro de sangre generalmente se deben a problemas de salud subyacentes . De hecho hay atletas que pueden pasar horas y horas dentro de la alberca y comer entre sus sesiones de entrenamiento sin problema.

No existe evidencia alguna que nadar después de comer te pueda hacer daño ni tampoco hay registro de alguien ahogado pro falta de sangre. Así que la próxima vez no te la pienses dos veces y lánzate a la alberca.

Este video te puede gustar