Sexualidad: un tema importante pero complejo de explicar a los niños

Cuando decidimos tener hijos, sólo pensamos en lo “lindo”. Pensamos en que queremos presumirlos a la gente cercana, en cómo los vestiremos en tal o cual evento. Imaginamos las cosas que podremos hacer con ellos en cierto momento. Lo malo es que olvidamos “pequeños grandes detalles” con los que tendremos que lidiar por mucho tiempo. Uno de ellos es sobre cómo se les debe explicar a los niños la sexualidad o si existen o no los Reyes Magos o Santa Claus. Son temas que se tocan en muchas partes del mundo, pero jamás pensamos en cómo los debemos afrontar frente a los más pequeños.

Pequeños pero muy inteligentes

Es bastante curioso como los adultos creemos que somos más listos que los pequeños. La realidad es otra, pues en más de una ocasión los niños nos harán pensar. Creo que conforme vamos creciendo, dejamos de ver lo que sucede a nuestro alrededor. Olvidamos nuestros ojos críticos y sólo nos dedicamos a “sobrevivir”. Ya no tenemos inquietudes ni la intención de conocer algo más que lo que se encuentra fuera de nuestra zona de confort. Los niños, por el contrario, siempre están atentos a lo que sucede en su entonro. Tienen sed de saber más y la primera fuente de información somos nosotros los adultos. Muchas veces los niños pueden hacernos preguntas que nos dejan sorprendidos y con dudas, pues jamás habíamos pensado en eso. Si no lo habíamos hecho, mucho menos sabemos qué o cómo responder.

Cómo explicar a los niños la sexualidad

Es importante que estemos conscientes que todo ser humano desde pequeño está en contacto con la sexualidad. No es algo que salga de un día para otro, está con nosotros desde que nos estamos formando. Tenemos zonas erógenas en el cuerpo, pero los impulsos se van bloqueando debido a la represión que ponemos como adultos. Hablando con el pediatra y una psicóloga sobre cómo iba a abordar el tema con mi hijo, me dijeron que todos tenemos un periodo de latencia. Éste va de los 5 a los 9 años aproximadamente y se divide en dos momentos. El primer momento es a los 5 años cuando el niño descubre sus genitales y se toca, produciendo sensaciones placenteras en su cuerpo. La segunda parte empieza en la pubertad, a los 9 años, donde comienzan los primeros cosquilleos.

Es importante hablar con ellos

Cuando me convertí en mamá, me puse feliz y empecé a disfrutar mi nueva etapa. Sin embargo, me olvidé que en algún momento tendría que explicar algunos temas y no tenía idea de cómo hacerlo. De un momento a otro mi hijo ya estaba cumpliendo 3 años, edad de las dudas. Comenzaron a surgir las preguntas, desde por qué el cielo es azul hasta por qué yo tengo algo entre las piernas y tú no (haciendo referencia a su pene). En ese momento pensaba que era sencillo explicar lo referente a la sexualidad. La cuestión es que a cada pregunta que respondía generaba una nueva. Es importante tener presente la situación de que todos desde niños, recibimos de manera directa e indirecta estímulos audiovisuales y tecnológicos. El exceso de información puede agobiarlo, por eso hay que tener cuidado con lo que ven o escuchan nuestros hijos.

Las cosas por su nombre

Con respecto a la sexualidad y a los niños es importante que les hablemos con la verdad. Si como adultos nos avergonzamos por llamar a cada parte de nuestro cuerpo por su nombre, ¿cómo lo haremos con nuestros hijos? Hay que decirles que los niños tienen pene y las niñas vulva. Explicarles cada parte de su cuerpo y su función, además de mencionar por qué los hombres no tienen los mismos órganos que las mujeres. Evitemos usar apodos como “pajarito”, “tu amiguito”, “tu cosita”. Eso solo genera confusión.

Este video te puede gustar