Ser padres después de los 50: ¿sí o no?

Hace mucho tiempo nadie pensaba en ser papás después de los 50 años. Hoy en día la cosa ha cambiado. Hay tantos avances en la ciencia que es muy probable y factible la paternidad tardía. Aun así, la ciencia no es la que los va a cuidar toda la vida, ¿cierto? Quieras o no, ya no tienes la misma paciencia o energía que a los 20. Entonces, ¿ser padres después de los 50 es un sí o un no? Aquí te hablamos sobre todas las ventajas y desventajas sobre ello.

Sí se puede

Entre más envejecemos, las posibilidades de concebir de forma natural disminuyen. Sin embargo, eso no significa que no sea posible, la reproducción asistida es el gran amigo de las mujeres que desean ser madres pasada la barrera de los 40 e incluso de los 50 años. Opciones como donación de óvulos, in vitro y muchas más están disponibles.

Más estables que nunca

Actualmente, las parejas esperan más tiempo para tener hijos, pues primero se enfocan en realizar sus sueños y tener estabilidad económica antes que en tener hijos. Tanto el hombre como la mujer buscan afianzarse en sus carreras y tener una vida sólida antes de subirse al barco de la paternidad. Y eso, ¡es una gran ventaja! Tener hijos a los 50 cuando ya están más estables que nunca puede hacer que sólo se dediquen a disfrutar de ser padres.

Embarazo de alto riesgo

Por otro lado, hablando en términos médicos, los embarazos después de los 50 años son de alto riesgo. De hecho, la mayoría de los ginecólogos no aceptan someter a tratamientos de fertilidad a mujeres pasados los 50 años. Aunque esto no es general, si la salud de la madre es buena, probablemente haya un tratamiento indicado para ella. Así que si deciden llevarlo a cabo, tómense el tiempo necesario para elegir al que crean que es el mejor médico y, sobre todo, que no les importe lo que opinen los demás.

Este video te puede gustar