Señales de que estás sobreentrenando y eso es malo para tu cuerpo

Trabajar duro trae valiosos resultados. Hacer ejercicio excesivamente no es buena idea y tampoco la forma de obtener mejores resultados. De hecho, podría resultar contraproducente. Cuando empiezas a ver los resultados de tu entrenamiento, es natural querer apretar aún más la rutina. Sin embargo, como en todo, debe existir equilibrio. Estas son señales claras de que estás sobreentrenando. Si lo haces, piensa en detenerte, pues este comportamiento podría traerte consecuencias desagradables.

No hay resultados

Quizás esta es la parte más dura del entrenamiento excesivo: los resultados nunca son los esperado. Necesitas darle a tu cuerpo tiempo para que se recupere. Al estar sobreentrenando no le estás dando a tu cuerpo el descanso que merece. Es por eso que no reacciona de la forma en la que debería. El cambio en tu cuerpo se da después de los entrenamientos, en los momentos de descanso. Por otro lado, la nutrición tiene mucho que ver con alcanzar tus metas.

Te falta energía

¿Te hundes en tus sábanas cada mañana sin saber por qué? No hablo de una noche de insomnio, sino de esa sensación de no poder levantarte por más alarmas que pongas en tu celular. Si estás luchando por levantarte cada mañana de tu cama y reconoces que estás haciendo demasiado ejercicio, probablemente estás sobreentrenando.

Dolor crónico

Es un dolor espantoso y lo sabes, aunque no lo quieres reconocer. El dolor muscular es normal en cierta forma, pero cuando excede de una semana debes tener cuidado. No es normal que pases toda una semana con dolor en diferentes partes de tu cuerpo. Además del dolor crónico, está la sensación de debilidad, que sin duda habla de un problema en tu sistema inmune. El ejercicio puede elevar tus defensas, pero en exceso hace lo contrario.

Taquicardia

Tu corazón es el motor de todo tu cuerpo y también te hará notar cuando estas sobreentrenando. Una de las formas más sencillas de determinar si estás entrenando de más es sentir tu corazón. De hecho, cuando adquieres una buena condición física, el ritmo de tu corazón desciende; en cambio, cuando tu sobreentrenas el ritmo puede generar taquicardias.

Si tú sientes que estás sobreentrenando, puedes bajar un poco la intensidad de tu ejercicio. Ejercicios como pilates y yoga son los más recomendables para bajar el esfuerzo que está haciendo tu cuerpo. Recuerda que todo debe estar en equilibrio.

Este video te puede gustar