Cómo se relaciona tu salud física con la mental

Aunque normalmente solemos pensar en las enfermedades mentales como algo totalmente separado de nuestra salud física, la ciencia ha comprobado una y otra vez que no es así. Muchas enfermedades son de origen psicosomático, es decir que reflejan físicamente lo que ocurre en nuestro cuerpo. Los centros emocionales del cerebro se conectan directamente con los centros inmunes a través del cuerpo. Por ejemplo, la ira sirve para proteger nuestras fronteras y evitar sentirnos abrumados por fuerzas externas y nuestro sistema inmunológico también. Igualmente, cuando estamos sanos el sistema inmune y las emociones nos ayudan a sanar.

Importancia de la salud mental

Curiosamente, una de las mejores maneras de evitar enfermedades es cuidando tu salud mental. Si tienes una vida plena y la disfrutas tanto como puedes tu sistema inmune mejora automáticamente. Además, una actitud positiva y optimista te permitirá influir en lo que te rodea para tu propio beneficio. Quien alberga bondad y caridad en su corazón disfruta de servir y no espera ansiosamente recibir. Cuando sabes manejar tu intención y tus deseos, te liberas de vivir deseando y, hasta cierto punto, de vivir anhelando sin esforzarte. Además, podrás olvidarte de todas las tediosas enfermedades que se originan del estrés. Una buena salud mental te ayuda a disfrutar tus labores cotidianas sin generar tensión excesiva.

Prevenir enfermedades físicas

Por el tipo de educación que tenemos, muchos hemos perdido nuestra conciencia emocional desde la infancia. Muchas veces nos pasa que llegamos al médico y nos cuesta describir las sensaciones que tenemos. Por eso, poco a poco tenemos que prestar atención a nuestro cuerpo. Puedes comenzar por recostarte, respirar profundo y concentrarte en esa parte del cuerpo que te incomoda hasta poder describir las sensaciones que tienes. Vigila y anota tus síntomas o cambios, algunas enfermedades son cíclicas. Muchos de estas señales indican un trastorno emocional subyacente. Es tu cuerpo pidiendo ayuda, llevando tu atención a aquello que decidiste ignorar o no has logrado reconocer. Debes preguntarte qué te molesta en tu vida, tu trabajo, tu relación, puede ser algo a lo que nunca hayas prestado atención.

Cómo atender enfermedades físicas y mentales

Debido a que tu salud mental es tan importante como tu salud física, debes tratar sus trastornos por igual. Quizás no sea la opinión más popular en nuestra sociedad, pero dale una oportunidad a tu cuerpo y sentirás la diferencia. Existe una rama de la psicología que es la biosomática. Esta consiste en atender la mente y el cuerpo a la par. Por ejemplo, aliviar tu gastritis y tu estrés o ansiedad. La estabilidad en tu organismo permitirá sanar tu mente y viceversa. Es un tratamiento integral que abarca muchísimos aspectos de tu vida. Más activo que solo sentarte a contar tus problemas. Si estás considerando ir a terapia pero no te gusta la idea de un psicólogo normal, ¿por qué no matas dos pájaros de un tiro y cuidas de tu salud física también? ¡Los resultados te fascinarán!

Este video te puede gustar