¿Sabías que por ser mujer tienes más probabilidades de contraer clamidia?

La clamidiasis es una enfermedad de transmisión sexual o ETS común . Es causada por la bacteria Chlamydia trachomatis y puede infectar a hombres y mujeres. Sin embargo, si eres mujer, tienes más probabilidad de contraer clamidia. Las mujeres pueden contraerla en el cuello del útero, el recto, la garganta o transmitirla durante el parto a su bebé. Además, los riesgos son mucho más elevados que los que tiene un hombre.

¿Cómo se contrae la clamidia?

Como la mayoría de las ETS, la clamidia puede contraerse durante el sexo oral, vaginal o anal con alguien que tiene la infección. La probabilidad de contraer clamidia, a nivel mundial, es más común en mujeres jóvenes. Si tienes múltiples parejas sexuales y no usas condón, será más probable que te contagies. Esta bacteria es contagiosa aunque tu pareja no eyacule. También puede transmitirse durante el parto si la madre no se atendió a tiempo. Por ser una ETS común, si la tuviste alguna vez y te trataste pero vuelves a tener relaciones sin protección con alguien que tenga la bacteria, puedes volver a infectarte.

¿Y los síntomas?

El problema más grande con la clamidia es que casi no presenta síntomas, así que puedes no darte cuenta que la tienes. Incluso, puedes presentar síntomas semanas después de haber tenido relaciones con la persona infectada.  En caso de que hubiera estos son:

  • Flujo vaginal anormal, que puede tener un fuerte olor.
  • Sensación de ardor al orinar.
  • Dolor durante las relaciones sexuales.
  • Si la infección se propaga, es posible presentar dolor abdominal bajo, dolor durante las relaciones sexuales, náuseas o fiebre.
  • Si la clamidia infecta el recto puede causar dolor rectal, secreción y/o sangrado.

¿Y si la tengo, qué pasa?

Una infección de clamidia no tratada en mujeres puede propagarse al útero y a las trompas de Falopio. Esta condición puede causar daños permanentes en el sistema reproductor. Esto puede provocar dolor pélvico crónico, infertilidad y embarazo fuera del útero. Las mujeres que han tenido infecciones por clamidia más de una vez están en mayor riesgo de complicaciones graves de salud reproductiva. La clamidiasis también puede provocar artritis reactiva, que ocurre como una “reacción” a una infección en el cuerpo. La buena noticia es que ésta infección se cura con antibióticos. El tratamiento puede ser una sola dosis o durante siete días. Aún así, no olvides que siempre puedes volver a contraerla así que la mejor forma de evitarla es practicando sexo seguro.

Este video te puede gustar