¿Sabes cómo la piel de mariposa daña la dermis? Aquí te dejo el dato

A todos nos encanta cuidar nuestra piel, y qué afortunadas somos de poder hacerlo. Pero, ¿qué hay de los niños que padecen de epidermolisis bullosa, mejor conocida como piel de mariposa o piel de cristal? Si conoces a alguien cuyo hijo sufra este padecimiento, lee este artículo para que le compartas cómo la piel de mariposa daña la dermis y otras partes del cuerpo.

Alteración genética

Primero lo primero, la piel de mariposa es una enfermedad infantil no contagiosa, pero no tiene cura. De acuerdo con BritishBubbles, este padecimiento no es habitual porque sólo se da 1 caso de cada 50,000 nacimientos. Los casos se presentan en todo el mundo, sin diferenciar raza ni sexo. Se manifiesta debido a una alteración de un gen; es decir, es una dolencia hereditaria que, por lo tanto, se padece desde el nacimiento. En consecuencia, los niños no producen proteínas estructurales de la piel, que permiten que las capas de la dermis estén unidas entre sí.

Más daños

En resumen, es una enfermedad genética que afecta la piel. Esta provoca ampollas y daños al mínimo roce que la persona tiene con cualquier objeto e incluso su ropa. Las heridas parecen quemaduras severas, que suelen estar abiertas y por eso presentan infecciones. El padecimiento también afecta las membranas mucosas, como la boca, la zona perineal y el esófago. El daño de éste último provoca pérdida de peso al no poder digerir alimentos. Además, los afectados igual pueden sufrir desnutrición crónica y anemia.

Cuidados

Parte del tratamiento incluye realizar curaciones con vendas, mallas de vaselina y cremas antibióticas, a fin de contrarrestar las infecciones. En el caso de los recién nacidos, les deben poner la ropa al revés y ésta debe ser totalmente de algodón, detalló Francis Palisson, dermatólogo y miembro de la asociación Debra (Dystrophic Epidermolysis Bullosa Research Association), para dermatólogas. “La mayor preocupación de los padres y médicos que atienden a estos pacientes son las infecciones, ya que éstas pueden llegar a la sangre y de ahí pasar al corazón u otro órgano”, indicó el médico.

Este video te puede gustar