Rutina para fortalecer tus piernas y pompis en tu casa rápidamente

Ya no hay ninguna excusa para no hacer ejercicio. Existen un sinfín de rutinas en internet de las que puedes disponer a la hora que tú quieras. Es más, puedes hacer ejercicio desde la comodidad de una silla en tu propia casa. Esta vez te voy a enseñar una rutina especial para fortalecer tus piernas y pompis rápidamente.

Te recomiendo tener a la mano dos botellas de agua de 1 litro para que este entrenamiento se vuelva más intenso. También puedes usar algunas mancuernas. Esta vez tienes que hacer todos los ejercicios cuantas veces puedas de la forma correcta. Una vez que tu cuerpo comience a desistir descansa por unos minutos y comienza con el siguiente.

Fortalecer tus piernas y pompis es fácil con desplantes

Para empezar, coloca una pierna frente a la otra, mantén el abdomen contraído y la espalda bien derecha. Usa tus brazos para conseguir un buen balance mientras haces estos desplantes. Brinca tal cual se muestra en la imagen sin permitir que tu abdomen se bote. Si quieres que este ejercicio se vuelva un poco más retador, usa las botellas de agua, cárgalas con tus manos mientras ejecutas este ejercicio.

Pistol squats

Este ejercicio es buenísimo para fortalecer tus piernas y pompis. Aunque te tomará un rato poder hacerlo sin caerte, el reto está en llegar lo más abajo que puedas. Crea el balance con una de tus piernas, mantén la otra arriba en un ángulo de 60°. Con tus manos hacia el frente, el abdomen contraído y la espalda derecha, dobla la pierna que te sostiene como si fueras a hacer una sentadilla. Regresa en un movimiento lento y firme.

Jump squat

Después de un ejercicio difícil, viene uno super sencillo. Colócate en posición de squat, con tu compás abierto a la altura de las caderas y las rodillas ligeramente flexionadas sin que sobrepasen las puntas de tus pies. Da un brinco y regresa a la posición inicial. Encuentra el equilibrio correcto usando tus brazos y manos.

Side lunge

El último ejercicio de esta rutina es super sencillo. Solo tienes que saltar alternadamente de una pierna a otra tocando con la punta de los dedos el piso cada vez que flexiones la pierna. Recuerda mantener el abdomen firme y la espalda bien derechita.

No olvides estirar después de terminar estos ejercicios, para evitar cualquier lesión. ¡Cuéntame cómo te fue!

Este video te puede gustar