Rutina de cardio que puedes hacer en la sala de tu casa

Una buena manera de comenzar tu nueva rutina de cardio es empezando con los ejercicios básicos en la sala de tu casa. Con que tomes una hora de tu día para hacer tu actividad física podrás mantener tu cuerpo saludable. No es necesario ir al gym para cumplir con tu meta, siempre que te comprometas al 100 con tu rutina. Estos son algunos ejercicios de calentamiento y de cardio para empezar con el pie derecho.

El calentamiento

¿Para que sirve el calentamiento? Para evitar futuras lesiones y rendir mejor en el ejercicio. Por eso te comparto algunos ejercicios de calentamiento antes de empezar. Ni te preocupes, es lo más fácil del mundo:

  • Rotación de hombros: Ponte de pie, estira tus brazos hacia los lados y gíralos trazando círculos amplios. Hazlo a una velocidad moderada, ni tan rápido ni tan lento.
  • Gira la cintura: Nuevamente de pie con las rodillas rectas y los pies ligeramente separados, comienza a girar tu cintura hacia los lados manteniendo tu espalda recta y sin mover los pies.
  • Levanta tus pies: Levanta un pie intentando tocar tus talones con tus glúteos, repite con el otro pie y así sucesivamente.
  • Camina sin moverte: Haz como si fueras a caminar en pasos muy marcados pero sin moverte. Este ejercicio de calentamiento es perfecto para elevar la temperatura corporal.

Ejercicio #1

Lo primero que tienes que hacer es ponerte de pie con la espalda recta y juntar ambas piernas. Posteriormente, levanta una pierna hacia un lado lo más que puedas. Espera durante unos segundos y junta las piernas de nuevo, repite el movimiento con la otra pierna y así sucesivamente.

Ejercicio #2

De seguro conoces las zancadas, y si no es así, te explico brevemente cómo hacer este ejercicio de cardio. Ponte de pie separando tus piernas ligeramente. Después, da un paso hacia adelante evitando que tu rodilla llegue a sobrepasar la punta del pie y sin inclinar el tronco. Ahora, gira tu tronco hacia ambos lados sin alterar tu posición. Regresa a la posición inicial y repita alternando las piernas.

Ejercicio #3

Nuevamente intentaremos las zancadas pero ahora con los brazos levantados. Ponte de pie con las rodillas ligeramente separadas. Da un paso hacia adelante flexionando las rodillas y bajando la pierna estirada casi a tocar el piso. Mientras haces esto, estira tus brazos hacia arriba, regresa a la posición inicial y repite con la otra pierna. Lo mejor es que puedes hacer este ejercicio mientras observas una película o escuchas música en la sala de tu casa.

Este video te puede gustar