Remedios para decirle bye a la ansiedad que sí funcionan

De parte de la mujer que sufrió ansiedad extrema durante muchos años les doy unos remedios. Si nunca has vivido con ansiedad, te la describiré de la mejor forma posible. Es como rascar una ronchita. Al principio se cae la costra, pero eso no basta. Entonces sigues frotando la piel hasta que sale la sangre. No obstante, aún así esperarás unos minutos a que salga de nuevo la roncha y comenzarás a rascar con más intensidad. Esta es, de hecho, una de las imágenes más perturbadoras con las que recuerdo mis días de ansiedad. Afortunadamente, después de un tremendo esfuerzo, decirle bye a la ansiedad ha sido de las mejores cosas que he podido hacer por mí misma. Y estas son algunas cosas que me funcionaron.

Cambiar un cigarro por aromaterapia

Fumar un cigarrillo relaja por el simple hecho de que requiere una respiración profunda. Así que en vez de respirar el humo del tabaco, será mejor inhalar el olor de diferentes esencias que nos ayudan a calmar el cuerpo y la mente. Decirle bye a la ansiedad también implica un cambio de conciencia. Es preciso reconocer que vivir con ansiedad puede conducirte a un estado más más grave que una “simple” depresión clínica. La aromaterapia me sirvió muchísimo en los momentos de más ansiedad. Al respirar el aroma mis confusiones perdían poder y si bien no lo perdían por completo por lo menos me dejaban por un rato.

Dejar de alimentar al monstruo

Lo irritante de la ansiedad es que no importa donde te encuentres ni qué estés haciendo. Se presenta igual. Existen muchas cosas que pueden desencadenar varios ataques de este trastorno. Por eso, tienes que aprender a dejar de alimentar tu ansiedad. ¿Cómo hacerlo? Bloqueando aquello que te cause problemas. Si es una persona, evítala o sácala de tu vida. Si es una actividad o responsabilidad que ya no quieres cargar debes terminar con ella o encontrar una forma creativa de darle la vuelta. Deja de sufrir por cosas insignificantes como tus tareas diarias, cuando la negatividad llegue a tu cabeza intenta cambiar el chip.

Deja de vivir en el pasado

Aprende a soltar los recuerdos y experiencias que te hacen daño. Procura pensar solo en el presente y en lo que estás viviendo. Para mí, cada día era una lucha contra la ansiedad. Como alcohólica en recuperación, día con día me decía a mí misma que todo iba a estar bien. La ansiedad suele venir del miedo o de una pérdida, de una experiencia que no nos atrevemos a soltar. Es como un veneno que no nos deja continuar con vida y la única forma de dejarlo de lado es reconocer que tenemos miedo y comenzar a quitarle poder. Es un proceso que me llevó años, por suerte cada persona lleva las cosas de diferente manera. Vivir en duelo es algo que no se le desea a nadie, es como vivir en un sueño en el que esperarías que las cosas fueran diferentes. Escribe todo lo que no te gusta de ti o lo que buscas dejar atrás y quema esa lista con la firme conciencia de dejar ir  aquello que te está haciendo daño.

Haz una lista

Escribe la lista de las cosas que vas a hacer desde el día de hoy. Fíjate metas y deseos que deseas alcanzar en tu vida. La mía empezó mas o menos así:

  • Quiero sentirme bien todos los días.
  • Necesito un motivo por el que levantarme de la cama cada mañana.
  • Vivir sin miedo al final.
  • Ser independiente, no quiero depender ni de una empresa, ni una persona y mucho menos de mi familia.
  • Ser feliz.
  • Viajar a Santorini sola.
  • Vivir en Barcelona un año sola.

Incluí metas grandes y metas tan pequeñas como comprarme un abrigo nuevo cada semana. Haz una lista de la cual puedas ir tachando los logros. Siente que hay un futuro enorme delante de ti y comienza a caminar de nuevo.

Este video te puede gustar