Cómo reducir calorías sin morir de hambre

Para tener una vida saludable necesitamos fuerza de voluntad. Sobre todo un amplio conocimiento de los hábitos que pueden sabotear nuestro nuevo estilo de vida y afectar nuestro bienestar. Reducir calorías sin morir de hambre es relativamente sencillo, siempre que estés dispuesta a cambiar realizar ciertos ajustes y hacer las sustituciones correctas.

Adiós al agua de sabor

Evita a toda costa las bebidas azucaradas. Si no te agrada la sensación del agua simple puedes optar por añadirle bolsitas de té. El refresco, jugo y demás bebidas azucaradas incrementan demasiado tu ingesta de calorías en el día, así como los jugos de frutas y vegetales. Te recomiendo consumir la fruta entera, de esta forma adquieres la fibra de su cáscara al mismo tiempo que quemas más calorías masticando.

Deja los antojitos

Es importante que ingieras cinco comidas al día: desayuno, comida y cena más dos snacks. Esto activará tu metabolismo. Sin embargo, por snack no estoy dando luz verde a que comas cualquier cosa. Estos tentempiés pueden ser una fruta, un puño de cacahuates sin sal, queso panela, en fin; alimentos bajos en calorías en porciones pequeñas que ayuden a tu cuerpo a mantener el ritmo del metabolismo. No es necesario que te prepares una comida completa cada tres horas. Algo pequeño es lo ideal, sin morir de hambre.

Asado en vez de frito

Algo tan sencillo como cambiar los alimentos fritos por asados te quitará de encima muchas calorías. Prefiere la carnes magras y sazónala con especias y hierbas aromáticas. Además, date la oportunidad de comer un poco más de pescado. Tu corazón te lo va a agradecer.

Ansiedad por lo dulce

Si tienes ansiedad por algo dulce te recomiendo ingerir alguna fruta en vez de una golosina, dulce o postre. A pesar de que la fruta tiene bastantes calorías siempre será mejor que un dulce o galleta. Finalmente las porciones son las que importan, así que no exageres con tu antojo de dulce ya que la fruta también puede producir caries. Reducir calorías sin morir en el intento no es tan difícil como parece.

Y si es salado

Existen muchas verduras crujientes que puedes comer para remplazar las papas fritas. Zanahoria, pepino, apio, jícama con chile y limón son el snack perfecto de pocas calorías. Después de un tiempo te olvidarás de que hay frituras y tendrás una vida más saludable y satisfactoria.

Toma en cuenta estas sugerencias y ponlas en práctica sin morir de hambre, verás resultados que te sorprenderán. Cuéntanos cómo te fue.

Este video te puede gustar