Razones por las que no deberías vivir a dieta, ¡nunca más!

Chica, quiero que te des cuenta de que estar a dieta siempre es la base de una mujer fitness y, vamos a aceptarlo, muchas de nosotras no podemos evitar abandonar la dieta cada fin de semana. Tranquila, esto no tiene nada de malo, pero si vas a ponerte a dieta lo mejor es que aprendas a comer. De este modo los efectos serán mayores y podrás tener una mejor salud.

 

Es cuestión de salud

Estar delgada debería ser más una cuestión de salud. La parte estética debería ser solo una recompensa más de tener un estilo de vida saludable. Si vemos en ambas direcciones hay problemas. Por una parte, están las que no quieren comer nada porque van a engordar y arriesgan su vida. Aunque bien saben que estar así de flacas no es atractivo para nadie. Por otro lado, están las que no les importa seguir una buena alimentación y se esconden tras las campañas de aceptación del cuerpo, porque han llegado a la obesidad. Por favor, deja los extremos: si vas a estar a dieta que sea por los motivos adecuados. Estar a dieta extrema solo te va a llevar a:

Una gran frustración

Oh sí. Muchas de nosotras empezamos el viaje colocando imágenes de Pinterest en nuestro refri.
La primera semana se siente como la muerte. El hambre se hace muy pero muy presente. Siendo muy sinceras, hacer dieta es difícil. Pasando la segunda semana, las cosas mejoran, pero ¿qué pasa cuando de repente se te antojó algo y rompes la dieta? Ups… Ahí viene que la dona, el pastel, el brownie. Por eso algunas chicas no pasan de la primera semana a dieta. Llegas a consulta con el nutricionista guapísimo super desmotivada. Y claro, excusas hay miles. Aquí comienza el círculo vicioso de iniciar al poco tiempo otra dieta y la siguiente, con los mismos resultados.

Aprender a comer o a dejar de hacerlo

Tienes que dejar de gastar dinero a lo tonto. Tu nutricionista no se va a aprovechar de ti recomendándote 30 dietas diferentes, pues hasta los profesionales tienen un límite. No es que la dieta no funcione, es que no la estás siguiendo como deberías. Así es como recuperas el peso perdido y más. Tampoco es válido hacer la dieta y seguirla al pie de la letra para que regreses tu antiguo régimen de alimentación, una vez que alcances la meta que pretendías. Debes tener presente que las dietas te enseñan a comer, no sólo a bajar de peso por un rato.

Expectativa VS. realidad

A veces queremos con toda el alma parecernos a la modelo que ves en las fotos de IG. Bueno, te tengo una mala noticia: esa chica suele tomar las fotos en poses en las que hasta la más llenita se ve flaca. Sin contar con los filtros y una buena cámara. No compares tu cuerpo con el de otras chicas, de todas maneras te verás hermosa si cambias tus hábitos alimenticios. Lo importante es que hagas este cambio para cuidar tu cuerpo y sentirte más bonita.

Vivir contando calorías no es vida.

Es la cosa más horrible no poder comer esa bola de helado. No podemos pasar toda nuestra vida evitando los alimentos deliciosos que tenemos a nuestro alrededor. De vez en cuando no hace daño darte un gustito. Recuerda que las calorías no son todo, importa más el tipo de nutrientes que consumes y los nutricionistas están para ayudarte a elegirlos. Vivir leyendo esas incontables etiquetas no es lo más sano que puedes hacer, puede causarte una obsesión que te lleve a un grave problema alimenticio.

Sé feliz con tu cuerpo y si estás dispuesta a hacer cambios que sean para bien. Solo hazlos sin obsesionarte ni usando las dietas extremas de internet que solo podrían enfermarte. El propósito no es solo perder peso y estar delgada, sino estar SALUDABLE.

Este video te puede gustar