Quistes de mama: todo lo que debes saber al respecto

Los senos, además de ser hermosos y un atractivo visual, son una de las partes del cuerpo a la que debes estar muy atenta. Para evitar quistes o cáncer de mama, es importante que cada cierto tiempo te hagas un chequeo. Más vale prevenir, que tener que sufrir con una posible enfermedad que puede ser fatal.

Autoexploración

En más de una ocasión tal vez has escuchado que la autoexploración es importante. Es el primer paso para salvar tu vida o detectar con tiempo alguna anomalía. Aunque muchas veces lo relacionamos con algo malo, es un método preventivo que puede salvar tu vida. Deja de lado la vergüenza o el miedo a encontrar “algo” y autoexplórate.

Quistes y fibrosis, ¿qué son?

Tanto los quistes como la fibrosis son padecimientos que se presentan en la edad fértil, debido a la influencia hormonal. Estos no tienen una relación directa con el cáncer de mama, como lo asegura la American Cancer Society.

  • Fibrosis. Se refiere a una extensa cantidad de tejido fibroso. Del mismo del que se componen los ligamentos o las cicatrices. Su consistencia es semejante al hule, firme o dura.
  • Quistes. Se le llama así a la masa redonda y móvil que está llena de líquido. Los cambios hormonales, resultado de la menstruación, pueden hacer que el quiste crezca y sea doloroso. Existe una variación de este problema, conocida como microquistes. Son tan diminutos que no se pueden distinguir a simple tacto. Sólo pueden ser detectados por medio de un examen de tejido con microscopio.

Cambios fibroquísticos

Estos cambios suelen diagnosticarse por los síntomas que presentan.

  • Presencia de nódulos
  • Hinchazón
  • Hipersensibilidad
  • Dolor en los senos

La molestia aumenta días antes de la menstruación, junto con los síntomas del síndrome premenstrual. No olvides que el miedo solo te paralizará y podría afectar tu salud. Lo mejor será que acudas cada seis meses al médico para tu chequeo de rutina.

Este video te puede gustar