Prohíben el método anticonceptivo para hombres

Hace poco se dio a conocer la noticia de que habría un método anticonceptivo para los hombres en caso de no querer bebés. La mala noticia es que 6% de los participantes tuvieron algún efecto “negativo” y han decidido suspender el estudio. (¡Qué chillones!, ¿no?). Sin embargo, ¿qué pasa con las reacciones que nosotras sufrimos? Al parecer eso importa muy poco.

Inyección como método anticonceptivo para hombres

Doctor doing injured man tetanus toxoid injection

Se especuló mucho sobre esta inyección que, sinceramente, habría puesto la situación a la par entre hombres y mujeres. Así todo estaría parejo a la hora de planificar embarazos, pero finalmente no fue así. Tristemente (y digo eso por nosotras, que seremos las que seguiremos sufriendo efectos de la ciencia) la investigación se detuvo porque 20 participantes se quejaron de lo que estaba pasándoles. Tuvieron algunos efectos secundarios que no pudieron soportar y decidieron retirarse de la prueba. Lo más curioso es que el 75% de los participantes estaban dispuestos a usar el método anticonceptivo con tal de evitar un embarazo no deseado.

Malestares en los participantes

Men squeezing a pimple on white background

Algunas de las reacciones que se presentaron en los hombres que se sometieron a la prueba fueron:

  • Cambios en su estado de ánimo
  • Acné
  • Taquicardia
  • Aumento en la libido
  • Hipertensión
  • Disfunción eréctil

También se llegó a la conclusión de que el método podía no ser tan confiable, pues algunos de los participantes no recuperaron su fertilidad pasado un año de haber hecho el estudio. Está bien que hayan detenido la prueba para realizar mejoras, pero ¿por qué no hacen lo mismo con las píldoras que nosotras consumimos? Hemos tenido que experimentar infinidad de síntomas por décadas sin que nadie haga o diga algo a nuestro favor.

Nuestro descontento se justifica

beautiful young couple sitting on a sofa happy smile looking at camera, portrait of lovely young man and woman on the couch

Finalmente, he escuchado comentarios sobre los efectos secundarios que tenemos y que son el precio que pagamos por no concebir. Sin embargo este precio sólo se nos impone a nosotras sin importar el malestar que los medicamentos nos causan. En cambio, a los hombres no se les impone, o al menos no de la manera que a nosotras y eso me parece machista e injusto.

La interrogante que surge es si es necesario que nosotras tomemos medicamentos que no nos hacen bien. Con este estudio debería ser evaluada la posibilidad de crear anticonceptivos hormonales que mantengan nuestra calidad de vida. Esperemos que pronto lleguemos a un punto en el que todo sea menos dramático y más igualitario entre mujeres y hombres.

Este video te puede gustar