Posturas que harán tu rutina de yoga más divertida

El yoga tiene incontables beneficios en nuestro cuerpo y mente, es por eso que practicarlo frecuentemente trae consigo cambios favorables en nuestra vida. Si como muchas estás enganchada con esta práctica y te encanta conocer nuevas posturas para añadir a tu rutina de yoga, no te puedes perder las siguientes que harán de tu práctica más divertida.

Postura del arco

En la postura del arco el cuerpo adopta la forma de un arco. Los brazos se enganchan a los tobillos y se tensan. Primero túmbate bocabajo con los brazos junto al tronco y la frente apoyada en el suelo. Inhala y dobla las piernas hacia atrás y sujeta firmemente los tobillos con las manos. Si te resulta muy complicado tomar tus pies, puedes tomar tus tobillos. Vuelve a inhalar y levanta al mismo tiempo la cabeza, pecho y muslos del suelo. Respira profundamente. Aguanta durante 20 segundos, también puedes intentar balancearte con la fuerza del abdomen. Esta postura ayuda a fortalecer la columna vertebral y aumenta la resistencia. Además, estimula los órganos abdominales y el cuello.

Postura de cara de vaca

Esta postura se llama cara de la vaca porque los pies recuerdan a la forma de los cuernos de una. Para realizar esta postura primero siéntate con las piernas estiradas. Después, dobla la pierna izquierda y posiciona tu talón junto a la cadera derecha. Para cruzar la pierna derecha, levántala sobra la izquierda y coloca tu pie junto a la cadera izquierda. Para cruzar los brazos primero levanta el brazo derecho y dóblalo hacia atrás. Lleva el brazo izquierdo hacia atrás doblándolo detrás de la cintura. Ahora engancha los dedos de las manos y jala los codos en direcciones opuestas. Sostén esta postura de 10 a 20 minutos y después repite cambiando los cruces. Esta postura te ayuda a limpiar los pulmones, calmar la mente, además de tonificar brazos y hombros.

Postura del arado

La postura del arado funciona para estirar hombros y columna, ayuda a aliviar el estrés y la fatiga y además estimula los órganos abdominales y la glándula tiroides. Comienza tumbada sobre tu espalda con las piernas estiradas y los brazos estirados a lado de tus caderas. Exhala y levanta tus piernas a 90°, después llévalas por encima del pecho. Síguelas estirando sobre la cabeza y coloca los dedos de los pies en el suelo. Deja los brazos sobre el suelo con las palmas hacia abajo. Aguanta esta posición de 30 a 60 segundos y respira con normalidad.

Postura de la danza

Comienza de pie y mira hacia delante y fija la vista en un punto. Dobla la pierna derecha hacia atrás y agarra el pie derecho con la mano derecha. Con el brazo derecho, levanta suavemente el pie derecho. Levanta el brazo izquierdo estirado y ligeramente hacia delante. Levanta más el pie derecho y reduce la inclinación del tronco. Respira uniformemente y aguanta 20-30 segundos. Espira y baja los brazos y la pierna. Repite de pie sobre la pierna derecha. No te preocupes si no puedes mantener el equilibrio sin moverte. Esta es la postura de la danza y es válido si saltas y te mueves un poco mientras encuentras tu equilibrio. Sirve para estirar los hombros y el pecho. Además estira muslos ingles y abdomen y fortalece piernas y tobillos.

Recuerda calentar y si tienes alguna lesión consultar con un profesional antes de añadir cualquier postura a tu rutina de yoga

Este video te puede gustar