Postres que puedes disfrutar aunque estés a dieta

Existe una palabra prohibida en todas las dietas y esta es “postres”. Cuando decidimos que queremos perder peso y comenzamos una dieta baja en calorías, los postres es lo primero que solemos recortar. Para muchas este sabor dulce que cierra una comida es algo que no puede faltar y sufrimos su ausencia cuando estamos a dieta.

Aunque la mayoría de los postres son sinónimo de gordura, por su elevado contenido en azúcares y por lo tanto fuente de carbohidratos, hay algunas opciones dulces que puedes incluir en tu dieta si el antojo ya es insostenible.

Te presentamos aquí una lista de varias alternativas de postres libres de culpa que puedes consumir, con moderación, durante la dieta.

Gelatina sin azúcar

Sabemos muy bien que no se compara con un pastel de chocolate o cheese cake, pero dale una oportunidad a esta opción. La gelatina es un postre muy noble, ya que, además de ser muy fácil de preparar, nos ayudará a sentir saciedad. También tiene la ventaja de que se puede guardar durante toda la semana si es necesario. Puedes tomar de una a dos porciones pequeñas de gelatina sin azúcar durante el día. Esto equivale aproximadamente a media taza por porción. Si no encuentras la opción sin azúcar en el supermercado, puedes realizar tu propia versión light con grenetina y edulcorante natural como Stevia. Añádele trozos de fruta para darle un toque especial.

Fruta natural

Es verdad que la fruta es el postre más obvio cuando estamos a dieta, pero también es la mejor opción dulce cuando queremos bajar de peso. Si tienes antojo de algo dulce, prueba con trozos de manzana o una taza de fresas o uvas frescas. También puedes hornear un poco de manzana con canela si buscas un sabor más dulce.

Yogur bajo en grasa

Este postre es perfecto cuando es época de calor. Además de ser refrescante y tener un leve toque de acidez, su nivel calórico es muy bajo y es muy versátil. Prueba agregándole nuez picada, arándanos deshidratados o pasas. Esto ayudará a darle más sabor y textura. Otra forma de comerlo es congelándolo. Licúa tu yogur bajo en grasa con alguna fruta y congélalo, será como comer una nieve sin la cantidad excesiva de calorías.

Arroz con leche

Este es un postre delicioso estés o no a dieta. Prepáralo con leche descremada y utiliza un edulcorante, como Stevia, para reducir su contenido calórico. Se le puede añadir canela y ralladura de limón para darle mayor sabor. Toma no más de media taza de arroz con leche al día. Recuerda que mientras más pequeña la porción, será mejor para la dieta.

Paletas y helados con base agua

Esta es otra buena opción para el clima cálido. Una porción de este postre aporta aproximadamente 100 calorías, sin ser la opción light. Lo mejor es que hay de distintos sabores, desde limón y fresa hasta uva y mango. Si las ganas de un postre refrescante son demasiadas puedes tomar uno de estos ocasionalmente.

Chocolate oscuro

No todo el chocolate está prohibido cuando hablamos de dieta. Puedes comer una pequeña porción de aproximadamente 25 gramos de vez en cuando. Esto no afectará en nada a nuestra meta de perder peso. Solo procura que sea un chocolate de calidad, con mayor porcentaje de cacao y de ser posible reducido en azúcar y grasa. Evita los chocolates con leche y los chocolates blancos, estos son los que contienen mucha más azúcar. El chocolate recomendado para alguien que está a dieta es, sin duda, el chocolate oscuro o amargo que normalmente es 60% cacao.

Como puedes ver, la dieta no significa solo sacrificios. También hay gustos que podemos darnos sin sentir que nuestros esfuerzos han sido en vano. Recuerda que algo muy importante para no romper la dieta es mantener porciones pequeñas y no esperar a que el antojo de algo dulce sea tan grande que solo un pastel de triple chocolate pueda saciar. Esperamos que estas ideas de postres bajos en calorías te sean de utilidad.  La próxima vez que tu cuerpo te exija un final dulce después de comer puedes darte un gusto libre de culpa.

Este video te puede gustar