Peso Cenicienta: una meta de la que debes huir

Tan solo la palabra Cenicienta te da una idea del resultado final de esta peligrosa dieta. Cenicienta, una princesa de Disney que todas alguna vez soñamos ser o idolatramos, pero ¿hasta qué grado lo hicimos? Idolatrar a una persona es admirarla porque te inspira a ser una mejor versión de ti. Sin embargo, no significa que debas ser como esa persona. Mucho menos cuando se trata de un personaje ficticio, una caricatura que no existe. Muchas mujeres quieren tener el cuerpo de una muñeca Barbie o de una princesa de Disney, como en este caso. Hay que recordar que estos personajes son dibujos, podrán parecer seres humanos, pero no tienen las mismas proporciones. Volviendo al punto del peso Cenicienta, esta es una dieta que ha estado pegando mucho en las redes sociales. Nosotras estamos completamente en contra de esta dieta y te decimos por qué…

¿De qué se trata el peso Cenicienta?

El objetivo es tener exactamente el mismo peso de Cenicienta, pero ¿como sabemos cuál es su peso? En realidad no es algo complicado, la cosa va así. Se toma la altura y la multiplicas por sí misma como por ejemplo 1.7 x 1.7 que da igual a 2.89. Ese resultado se multiplica por 18 lo que quiere decir que el peso de Cenicienta equivale a 52 kilos. En pocas palabras, un peso bastante bajo.

¿Cuáles son las consecuencias?

¡Son muchísimas! Además de poner tu vida en peligro, experimentar grandes cambios de humor, crecimiento de vello corporal, pérdida de tu periodo o desmayarte. Estos síntomas tienden a ser ignorados, porque muchas chicas lo toman como un juego a cambio de vistas o likes, pero con el tiempo se vuelve grave.

¿Por qué es malo comenzar con estas tendencias?

Primero, el peso no es nada recomendable y es inferior a un peso normal. No tiene nada de malo bajar de peso siempre que vaya de acuerdo con tu estatura y tu IMC. Cuando  es un número muy bajo como el del peso Cenicienta, podría correr el riesgo de alterar tu metabolismo seriamente. Segundo, ¿por qué inspirarse por el cuerpo de Cenicienta? Y tercero ¿por qué compararse con otras mujeres? Ama tu cuerpo tal como es, si quieres mantenerlo fitness ¡hazlo!, pero no sigas estas malas tendencias dañinas para todas.

Este video te puede gustar