Parto o cesárea: ¿qué es mejor para el bebé a nivel inmune?

La noticia de que estás embarazada es una de las mejores que puedes recibir en la vida. Planeas todo y esperas ese momento con ilusión, aunque a veces hay algo que sueles dejar de lado. Olvidas la parte de cómo llegará tu bebé a este mundo. He escuchado a muchas mujeres decir que tendrán a sus pequeños por cesárea porque es lo más práctico y cómodo, pero ¿qué tan bueno es eso para él a nivel inmune?

Parto natural o cesárea

La opción más viable es la del parto natural, pero muchos médicos (en instituciones privadas) prefieren hacerlo por medio de cesárea. De esa manera ellos hacen la cirugía y ganan más dinero. Sí, eso suena muy poco profesional, pero es la realidad. La cuestión es que, independientemente de si es beneficio para los médicos o las mamás, hay que pensar en los bebés.

Manipulación de la realidad

En la actualidad, algunas páginas de internet aseguran que la cesárea es mejor que el parto natural, pero es mentira. Hay que ser conscientes de que eso es una manipulación de la realidad. Deberíamos enfocarnos en lo que es bueno para los bebés y no para nosotras o los médicos. Sobre todo si analizamos las diferencias o beneficios a nivel inmune.

Características a nivel inmune del bebé

Antes de nacer, el bebé es “estéril”, lo anterior en cuanto a que no tiene bacterias en su cuerpo. Posee microorganismos buenos que le ayudan en  diferentes funciones, pero nada que lo ponga en peligro. Al nacer por parto natural, el bebé pasa por la vagina de su madre, donde se llena de bacterias que protegen su sistema. Solo de esa forma puede tener contacto con la piel de su madre y recibir los microorganismos. Si el bebé nace por cesárea, no recibe esa carga buena para él. Según la Universidad de Copenhague, los partos por cesárea generan déficit de factores clave en la prevención de ciertas enfermedades.

La mejor opción

Sin duda, el parto natural es la mejor opción para el bienestar del bebé. También debe tomarse en cuenta la alimentación que reciba el pequeñito y, sin duda, la leche materna le aporta muchos nutrientes. Con el parto natural hay menos interferencia médica y los riesgos para la madre se reducen.

Recuerda que cada caso es diferente, pero estar informada te permitirá tomar la mejor decisión.

Este video te puede gustar