Parto fácil y sin dolor, ¡es sencillo con estos ejercicios!

Las chicas que desean tener un parto natural tengan presente que es indispensable tomar en cuenta los ejercicios para fortalecer los músculos y ayudar a su cuerpo a experimentar un parto más noble. Son solo cuatro sencillos ejercicios que te ayudan a facilitarte el parto y a prepararte para este momento único en ti vida.

Siempre recuerda que debes seguir las recomendaciones del médico especialista. Cuando lo visites, coméntale que deseas fortalecerte con ejercicios, para que te dé su visto bueno.

Ejercicios de Kegel

Se trata de realizar contracciones en los músculos del suelo pélvico que soportan la uretra, vejiga, útero y recto. Reforzar estos músculos mejora la circulación en el área rectal y vaginal. Además, ayuda a mantener a raya las hemorroides. Por otra parte, se ha encontrado que tener los músculos del suelo pélvico fuertes puede acortar la etapa de pujar durante el parto. Finalmente, estos ejercicios también te ayudan a recuperarte más pronto, luego de un posible desgarro durante el parto. Son maravillosos y lo mejor es que los puedes hacer en donde sea, nadie se dará cuenta. A continuación te explico cómo realizarlos:

  • Aprieta los músculos de tu vagina como si estuvieras intentando detener el flujo de orina cuando vas al baño.
  • Aguanta hasta contar cuatro y luego relájalos. Repite diez veces. Intenta hacer tres o cuatro series en el día y verás cómo obtienes buenos resultados.

Movimiento pélvico o el gato enojado

Este es un ejercicio típico de yoga. Se hace apoyada sobre las rodillas y palmas de las manos en el suelo. Es buenísimo para facilitarte el parto, fortalecer tus músculos abdominales y aliviar el dolor durante tu embarazo y el parto. De hecho, es super sencillo de ejecutar.

  • Te recomiendo usar un tapete de yoga para no hacer estos ejercicios en el piso.
  • Apoya las rodillas y las manos en el piso. Ahora separa las rodillas a la altura de tu caderas. Mantén tus brazos estirados.
  • Respira lentamente y tensa los músculos abdominales y de los glúteos. Forma un arco con tu espalda como si fueras un gato enojado. Mantén la posición unos cuantos segundos.
  • Relaja tu espalda volviendo a la posición inicial mientras exhalas. Ahora repite el movimiento siguiendo el ritmo de tu respiración.

Agáchate

 

Todo lo que te dijeron cuando niña que no hicieras lo vas a hacer ahora. No es una postura muy ortodoxa, pero agacharte es la mejor forma de prepararse para dar a luz. Aquí te digo cómo:

  • Párate detrás del respaldo de una silla. Separa tus pies a la altura de tus caderas y apunta los dedos de los pies hacia afuera.
  • Contrae los músculos de tu abdomen, eleva el pecho y relaja tus hombros. Baja lentamente hasta que el último hueso de tu columna. Debes quedar como si estuvieras sentada en una silla y después baja como si te fueras agacharte por algo. Encuentra el equilibrio, la mayor parte del peso debe reposar en tus talones.
  • Inhala lentamente y exhala.

La postura de la mariposa

Esta posición te ayudará a abrir tu pelvis. Es un movimiento que relaja tus articulaciones y podrá facilitarte el parto. Además, puede mejorar tu postura.

  • Siéntate contra una pared, coloca tu plantas de los pies tocándose una a la otra. Es recomendable que uses un tapete de yoga para que te sientas más cómoda.
  • Presiona tus rodillas muy suavemente hacia abajo, no las fuerces. Mientras más hagas este ejercicio, será mucho más fácil de realizar y tu cadera irá adquiriendo elasticidad.
  • Mantente en esta posición por el mayor tiempo posible.

Este video te puede gustar