Parches anticonceptivos: ¿cómo funcionan?

Entre tantos métodos anticonceptivos de pronto no sabemos cuál utilizar. Lo cierto es que somos distintas y nuestro cuerpo reacciona diferente a cada método. Y eso sólo tu médico puede valorarlo, pero si estás pensando en parches anticonceptivos, o te han contado que son una maravilla, aquí te digo todo sobre qué son y cómo funcionan.

Parches anticonceptivos

El parche anticonceptivo previene la ovulación mediante la tecnología transdérmica. Esta consiste en la liberación de pequeñas dosis de hormonas que son absorbidas por la piel hasta que llegan al torrente sanguíneo y así hacen efecto en tu cuerpo. Casi la misma técnica que con la pastilla, sólo que en dosis y forma distinta. Es un pequeño cuadrito de tela que te pegas al cuerpo y listo, aguanta ahí pegado incluso cuando te bañas o sudas mucho. Las mejores zonas para colocarlo son abdomen, glúteos, omóplato y zona exterior del brazo.

¿Cada cuánto tiempo se cambia?

Tiene prácticamente la misma función que las pastillas anticonceptivas, solo que en vez de tomarte una pastilla diario, te cambias el parche una vez a la semana. Se cambia cada semana, siempre el mismo día y a la misma hora en la que ha sido colocado para garantizar que sea efectivo. Lo utilizas durante tres semanas y luego haces una pausa de una semana. En esa semana aparece la menstruación y después vuelves a empezar.

¿Qué tan eficaz es?

Si se usa y se aplica de la forma correcta, su efectividad puede alcanzar el 99% para evitar un embarazo. Sin embargo, este no evita enfermedades de transmisión sexual, es únicamente un método anticonceptivo. Y si todavía no lo usas y te gustaría cambiarlo, recuerda ir con tu médico. Solo el ginecobstetra el indicado para determinar qué sistema anticonceptivo te conviene más y es mejor para tu cuerpo.

Este video te puede gustar