Pan: debilidad de muchas, enemigo de todas

¡Bendito pan!
Aunque en la antigüedad era considerado un alimento básico, actualmente muchas personas han hecho al pan el responsable de la constante engorda de la población, por lo que es de las primeras cosas que se evitan en una dieta.

giphy_bread1

Algunos argumentan que el pan hecho en fábricas tiene muchos conservadores, sal excesiva, muchos aditivos y es por esto que es poco saludable. Si bien el pan es una fuente de carbohidratos hay que tomar en cuenta algunas cosas antes de que decidas sacarlo de tu vida para siempre:

El pan dulce.

El pan esta hecho a base de granos, huevo, leche, azúcares, etc. por lo que es una gran fuente de carbohidratos. Además, suele ser uno de los alimentos más baratos en el mercado por lo que su consumo es considerablemente alto.

Cada pan tiene diferentes propiedades según sus ingredientes. Un pan dulce normalmente contiene harina de trigo, huevo, leche, mantequilla o aceite, azúcar, chocolate, almendras, mermelada o cuanta confitería se nos pueda ocurrir. Incluso hay veces que llevan decoración externa, lo cual es aún más azúcar. Realmente una pieza de pan dulce puede tener de 140 hasta 300 calorías. Tiene un alto contenido de grasas saturadas provenientes de la manteca o mantequilla con las que se elaboran.

shutterstock_412153012

Una pieza de pan dulce no te va a matar. Aunque es cierto que es un alimento completamente azucarado y no es muy bueno para tu salud. Sin embargo el problema está en que lo combinamos con otros alimentos. Si lo comemos varias veces al día, nos excedemos por mucho en las calorías que deberíamos consumir.

Es por esto que este es de los primeros alimentos que quitan los nutriólogos al hacer un dieta. Digamos que son carbohidratos innecesarios. El problema es cuando tu dieta va así:

Desayunas un pan, en la comida consumes pasta, arroz y dos tortillas, más las botanas del día como papas, galletas o cualquier otra fuente de carbohidratos. ¿Ves por qué es demasiado?

giphy_breadcat

No es malo, simplemente es que puedes sustituirlo por carbohidratos naturales; por ejemplo: zanahorias, papas horneadas y demás verduras que los contienen en vez de comerte un pan dulce.

¡El trigo tiene gluten!

shutterstock_350845874

Algunas personas deben de evitar el pan, ya que tienen una intolerancia al trigo o alguna proteína presente en algunos cereales. El temido gluten, debe de ser evitado por  personas con enfermedad celíaca. Esta es una condición genética que puede generar un daño muy grave en el intestino. La celiaquía  afecta al 1% de la población mundial. Se diagnostica con algunos exámenes de sangre y realmente es una afección demasiado rara.

Sin embargo las personas que sufren esta condición sólo deben buscar los panes de otros cereales sin gluten o elaborados sin harina de trigo. Aclarado este punto, si no tienes esta enfermedad puedes dejar de preocuparte de que los alimentos tengan o no gluten.

Pan blanco vs Pan integral. 

shutterstock_229444144

¿Qué hay del pan de caja?

Normalmente los nutriólogos te recomiendan el consumo de pan integral en vez de blanco pero, ¿por qué?
Existen diferentes tipos de harina para hacer el pan. La integral se hace a base de granos enteros mientras que en el blanco se utiliza sólo la parte central del cereal.

El pan integral contiene más fibra, vitamina B, calcio, hierro y nutrientes. Mientras que el blanco pierde estas propiedades con la refinación de la harina blanca.

El pan integral es digerido más lento que el blanco. Por lo que el cuerpo puede absorber energía de los carbohidratos del integral por más tiempo mientras que con el blanco sucede lo contrario. Se absorben tan rápidamente, que si tu organismo no los necesita en ese preciso momento los manda a la reserva. Y tú ya sabes donde es eso: nuestro abdomen, cadera, brazos, etc…

¿Entonces es bueno o es malo?

En conclusión: No, no es malo. Lo malo es consumirlo en grandes cantidades. Una pieza de pan al día te ayudará a tener una mejor alimentación. De preferencia que sea integral, es más sano.

giphy_bread3

El pan de dulce es mejor consumirlo en ocasiones especiales o como un antojo de vez en cuando. Definitivamente no debemos de abusar de él por su alto contenido de azúcar.  Y por supuesto debemos mantenernos activas para que nuestro cuerpo pueda aprovechar las calorías que estamos ingiriendo.

Este video te puede gustar