Olvídate del dolor y los cólicos con yoga

El yoga es una disciplina que ayuda a mejorar la salud de quienes lo practican. Tiene beneficios no solo en lo físico, sino también en lo mental, espiritual y emocional. Entre los beneficios está conseguir fortaleza, resistencia y flexibilidad en el cuerpo. Además, nos ayuda a mantener una postura adecuada. Es excelente para mejorar nuestra circulación sanguínea, y como si no fuera suficiente, es ideal para tener energía. Existen algunas posturas específicas para reducir el dolor, las cuales son muy útiles durante el periodo menstrual. Toma nota.

Balasana

También conocida como la postura del niño, es ideal para relajarte. Es perfecta si lo que necesitas es aliviar el dolor en la espalda baja y los cólicos menstruales, porque relaja el abdomen. Para realizar esta posición de yoga correctamente, sigue las indicaciones:

  • Pon tus rodillas a la altura de tu cadera sobre un tapete.
  • Inclínate lentamente hacia el frente.
  • Puedes mantener los brazos extendidos o pegados a los costados de tu cuerpo.
  • Descansa tu frente en el piso y haz una serie de 1o respiraciones profundas.

Marjaryasana

A esta postura de yoga también se le llama del gato, y más adelante verás por qué. Llevarla a cabo fortalece y relaja la espalda y la zona pélvica. Además, ayuda a la flexibilidad de la columna. Las instrucciones son las siguientes:

  • Posiciónate sobre cuatro puntos en un tapete, separa las manos a la altura de los hombros y las rodillas a la altura de tu cadera.
  • Respira profundamente y arquea la espalda levantando la cabeza para mirar hacia arriba.
  • Realiza 10 repeticiones y posteriormente descansa en la posición del niño.
  • Exhala lentamente mientras bajas la cabeza. Acerca lo más que puedas tu barbilla al pecho.

Setu Bandha Sarvangasana

Esta postura, también conocida como del puente con soporte, es muy eficaz para fortalecer los glúteos, caderas y muslos. Además, aumenta la flexibilidad de la columna y ofrece estimulación en el abdomen. Aquí te van las indicaciones:

  • Acuéstate boca arriba en un tapete.
  • Extiende tus brazos a ambos lados del cuerpo con las palmas de las manos hacia el piso.
  • Flexiona las piernas apoyando la planta de tus pies en el suelo y abre las rodillas a la altura de tu cadera.
  • Apoya firmemente tu espalda en el piso.
  • Eleva poco a poco tu cadera hacia el techo hasta formar una línea recta entre tus rodillas, caderas y hombros.
  • Entrelaza los dedos de las manos pero manteniendo los brazos extendidos y pegados al suelo.
  • Quédate en la posición durante cinco respiraciones profundas y lentas.

¡Con estas posturas, dile adiós a los cólicos!

Este video te puede gustar