Qué si es normal y qué no en tu visita al ginecólogo

Es normal que sientas inquietud cuando escuchas la palabra “ginecólogo” o “revisión”. Sin embargo, debes tener en cuenta que la consulta periódica es necesaria para tu bienestar y salud reproductiva. Para que no te engañen y vayas con conocimientos previos, queremos dejarte una guía práctica. Con ella lograrás pasar de manera efectiva tu consulta al ginecólogo.

¿Cuándo inician las consultas?

La primera revisión se recomienda que sea entre los 13 y 15 años, pero hay mujeres que empiezan su revisión al iniciar su vida sexual. Otras, por el contrario, deciden ir hasta que tienen alguna complicación o síntoma que las alarma. Lo mejor es no esperar tanto, así que entre más pronto empieces, mejor será.

Esto es normal en un chequeo

Lo primero que debes hacer en la consulta es tener una plática con tu médico. Antes de cualquier revisión es necesario que te conozca y sepa tus antecedente médicos, esto implica saber a qué edad comenzaste a menstruar. Debes comentar si eres alérgica a algún medicamento, si has iniciado tu vida sexual te preguntará a qué edad sucedió. Querrá saber si te proteges con algún método anticonceptivo. También necesita saber si tomas algún anticonceptivo, si has tenido embarazos o abortos previos. Es importante que seas sincera, pues recuerda que tu salud está de por medio.

Exámenes ginecológicos

Hay cuatro tipos de exámenes y los que te haga dependerá de tu edad, tu situación sexual y si tienes algún síntoma. Para realizar los exámenes te pedirán que te quites la ropa y uses una bata para que te puedan revisar con comodidad siempre usando guantes.

  • Examen físico general: Medirán tu peso, tu estatura y tu presión arterial.
  • De los senos: Tu médico palpará tus senos con los dedos para identificar si hay algún bulto o secreción anormal.
  • Pélvico: Este examen se realiza a las mujeres que ya han tenido relaciones sexuales o que tienen ciertos síntomas en la vagina o el abdomen. Para hacerlo, el ginecólogo te pedirá que te recuestes y separes las rodillas para que pueda examinar tus genitales por dentro y por fuera. Revisará la vulva (la parte exterior de tu vagina) para descartar señales de infección. Luego introducirá un espéculo (un instrumento de metal o plástico) en el canal vaginal para examinar el tejido y tomar algunas muestras de células que permitan saber si tienes alguna ETS.
  • Prueba de Papanicolaou (PAP): Aunque es parte del examen pélvico, el PAP es específicamente un “raspado” de las células que cubren el cuello uterino. También se le denomina citología vaginal. El médico utiliza un cepillo especial y envía esta muestra al laboratorio para descartar la presencia de células anormales.

Qué no es normal

Lo que debes tener en cuenta es el modo en que te hacen el chequeo. Si vas con un doctor hombre, asegúrate de que sólo te hace el chequeo normal. Si notas que te toca de manera inapropiada, será mejor que busques un nuevo médico y hagas algo al respecto. Podrías estar sufriendo acoso y eso es ilegal. Recuerda que lo más importante es que acudas con un doctor que te dé confianza.

Este video te puede gustar