¡No quiero tener bebés!, ¿cómo trato el tema con mi pareja?

Tener bebés es una decisión que debe tomarse en pareja, aunque la última palabra la tenemos las mujeres. Esto es así porque somos nosotras que llevamos dentro al bebé durante nueve meses y una vez que es culpable de una vida para toda la vida. Sin embargo, el problema entre la pareja es cuando uno de los dos no quiere formar una familia. ¿Cómo abordar este asunto cuando eres tú la que no quiere? Descúbrelo a continuación.

Diálogo sincero

El primer punto que debe tomarse en cuenta es cómo tratar el tema. Si la pareja con la que estás es alguien con quien ya has decidido dar el siguiente paso, debes comentar sus planes a futuro. Ambos deben ser sinceros sobre sus ideales, y si en tus planos no está teniendo hijos, dilo sin pena. Comenzaron los pros y contras que existen alrededor de esta decisión y respeten la opinión del otro en todo momento.

Mucha responsabilidad

El problema es que a veces en la pareja no se asumen las responsabilidades de la misma forma. Eso no debe ser así, pues si es una decisión de ambos, tienen que aceptarlo como tal. Hay hombres o mujeres que no se sientan preparados para dar ese gran paso. Tener un hijo es una responsabilidad de la que uno no se libra tan fácilmente.

Sí, soy mujer, pero no quiero tener bebés

Siempre se ha tenido la creencia de que las mujeres anhelamos tener hijos más que los hombres, pero eso no es todo lo cierto. Hay mujeres que no quieren tener hijos y está bien. Esta decisión puede deberse a factores asociados: crecimiento profesional, solidez económica o La relación de la seguridad en la relación. La llegada de un hijo es la de muchos cambios en la vida y las aportaciones aprendidas, pero no todas las mujeres desean esto. Por otro lado, no tener hijos puede significar más tiempo para los planos personales, nuevas relaciones o independencia.

Problemas con la pareja

Para que no existan problemas en la pareja, cada uno debe respetar el punto de vista del otro. Si no llegan a un acuerdo lo mejor que sigan sus caminos por separado. Hablen, pero no hagan promesas que no quieran o no cumplan solo para evitar conflictos en la relación. Por mucho que ames a tu pareja lo más importante es que te sientas bien contigo misma.

Este video te puede gustar