No permitas que el estrés te haga comer de más

Seguro has notado que en algunos momentos tiendes a comer de más. Eso se debe a que tu cuerpo te manda mensajes de modo inconsciente. El estrés es un enemigo silencioso que nos hace más daño del que podemos imaginar. Aunque no lo creas, a veces ciertos estados de ánimo nos impulsan comer más. Si a eso le sumamos la reacción del cuerpo, puede ser una combinación muy peligrosa.

Stress mood

Si vives en constante estrés, tu cuerpo comienza a tener cambios hormonales. Sin importar qué clase de estrés estés viviendo, tu cuerpo reacciona. Ya sea porque sientes que estás en peligro, porque tienes presión para entregar un trabajo. Cualquiera que sea la causa, el cuerpo reacciona y te lo hace saber impulsándote a comer más. La mente manda indicaciones para que las glándulas suprarrenales generen más adrenalina. De esta manera se libera toda la energía acumulada que podrías usar para huir si así lo necesitaras. Las glándulas fabrican cortisol y el cuerpo comienza la recuperación de esa energía “perdida”. En consecuencia, buscas alimentos con más calorías. Por si fuera poco, el cortisol le da la indicación a tu cuerpo de guardar grasa para usarla más adelante. Esa grasa se va al abdomen y bueno, el resultado ya lo sabes.

Consejos para no comer de más

  • Respira. La respiración profunda te ayudará a liberar endorfinas y hace que te tranquilices. Para que funcione, debes inhalar, dejar el aire unos segundos en tu nariz y luego sacarlo por la boca. 5 repeticiones son suficientes para que sientas la calma.
  • Ponte en movimiento. Hacer alguna actividad física te ayuda a quemar calorías y reduce los niveles de cortisol. El ejercicio combate el estrés.
  • Comida saludable. Opta por consumir alimentos frescos, verduras y frutas que te brinden los nutrientes necesarios. Deja de lado los alimentos enlatados o procesados.

Este video te puede gustar