No importa que no seas la mejor bailando, ¡no dejes de bailar jamás!

Así como hay personas que son diosas de la pista de baile, habemos otras a las que no se nos da tan bien ese arte. Sin embargo, aunque no tengamos mucha gracia para movernos, no debemos dejar de hacerlo. Como dije, puede que no seas la mejor bailando, pero eso no significa que debas darte por vencida. 

El baile como desafío

Si eras de las chicas que sentía la música por sus venas, pero a la hora de llevar a cabo los pasos no dabas una, tranquila y bienvenida a mi club. Yo también disfruto mucho la música, pero la verdad es que no logro conectar lo que siento con el movimiento de mi cuerpo. Siempre me ha gustado inventar algunas rutinas de baile, pero sólo para mí. Eso sí, aún sin saber bailar jamás me he dado por vencida. Cada vez que puedo, disfruto de estar en una pista de baile aunque sepa que mis pasos no son los mejores. 

Fitness bailable

Si el baile te parece complicado, puedes comenzar con las clases de fitness bailable. No importa si no eres la mejor bailando, esto ayuda más de lo que crees. Lo mejor es que en esas clases encuentras todo tipo de personas que tienen el mismo fin que tú, disfrutar del baile. En esas clases, nadie se fija si te mueves bien o cómo es tu cuerpo; sólo van a disfrutar de hacer ejercicio mientras bailan. 

Aunque no seas la mejor bailando, no dejes de hacerlo

Al practicar actividades como ésta, se da una increíble y única conexión entre el cuerpo y los músculos. No hay movimientos estáticos, sino todo lo contrario. Cuando comienzas a coordinar más, te das cuenta de todo lo que puedes lograr con constancia y disciplina, además, es divertido. 

Ahora ya lo sabes, no dejes de tomar clases aunque no seas la mejor bailando. El baile te hará sentir muy bien en general y lo notarás. Aunque tus pies se enreden algunas veces, eso no es motivo para que te des por vencida.

Este video te puede gustar